MySpace
Nueva imagen de MySpace.

Es, quizá, la última bala en la recámara de la gran pionera de las redes sociales: MySpace se ha lavado la cara con un nuevo diseño, una nueva interfaz y un objetivo claro: volver a ser la referencia entre los portales de entretenimiento. Y, más específicamente, satisfacer las necesidades de los grupos musicales, colectivo que conforma el grueso de su público.

A día de hoy, teniendo Spotify y Facebook, es ridículo entrar en MySpace

"Myspace ha evolucionado hacia un posicionamiento diferente, más especializado, volcado en el entretenimiento y, sobre todo, enfocado al mundo de la música", apunta Borja Prieto, director de contenidos de MySpace España. Efectivamente, la red -propiedad de News Corporation, el conglomerado empresarial del magnate estadounidense Rupert Murdoch- posee, sólo en España, más de 200.000 perfiles musicales a los que, en gran medida, van enfocados los cambios.

La decisión ha dividido a sus usuarios. "MySpace está condenado al fracaso", asegura tajante Marcos, batería de la banda Mottora. "Está claro que no encuentra la fórmula para reinventarse. Va lento, es un lío... A día de hoy, teniendo Spotify y Facebook, es ridículo entrar en MySpace".

Esteban, guitarrista de Toundra, se muestra más satisfecho con las novedades. "Los cambios mejoran la capacidad del usuario para personalizar más su perfil. La gente de MySpace ha entendido que ahora funcionan como un contenedor de cultura y ya no tanto como red social, lo que les hace únicos e ideales para la promoción de ciertas alternativas culturales".

Sea como sea, una cosa parece clara: el mundo tecnológico cambia a velocidad de vértigo. Y el que no se adapta se queda atrás.