e-book
Una usuaria lee en su e-book. Gubatron

Los contenidos digitales pirateados en España durante el primer semestre de 2010 superaron los 5.200 millones de euros, casi cuatro veces el valor del mercado legal de la música, el cine, los videojuegos y la literatura en este periodo, en el que las descargas ilegales de libros se han duplicado.

Son algunos de los datos del segundo Observatorio de piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales, elaborado por la consultora estadounidense IDC a instancias de la Coalición de Creadores de Industrias y Contenidos, cuyo presidente, Aldo Olcese, lo ha presentado este miércoles. En lo que va de año el índice de piratería on-line ha sido el 77% de los discos, películas, libros y videojuegos consumidos en este semestre.

Por sectores, en el de la música, de cada cien canciones consumidas más de 97 fueron pirateadas, mientras que en el cinematográfico, las películas sufrieron el 77,1 por ciento de la piratería, aunque es el único sector en el que disminuye las descargas ilegales respecto al último semestre de 2009, que fue del 83,7%.

El precio de los libros electrónicos supera en ocasiones al de los impresos

Le siguen los videojuegos, de los que 60,7% son pirateados frente al 52,3% del anterior semestre, y los libros, con una tasa del 35,1%, lo que supone casi el doble de 2009, con un 19,7%. Por el valor económico de lo pirateado, la música supuso 2.661 millones de euros; las películas, 1.867,4 millones; los videojuegos, 262,5 millones, y los libros, un volumen de 421,5 millones.

En este sentido, Olcese ha asegurado que el libro electrónico está entrando en "caída libre" y ha vaticinado que "el camino es muy negativo de cara al futuro para este sector", ya que la oferta ilegal comienza a ser "muy alta" para anticiparse a la gran demanda de dispositivos de lectura digitales.

Como ya adelantó 20minutos.es el negocio de los libros electrónicos se mueve en un terreno lleno de obstáculos: la digitalización, el paso del soporte papel al e-reader, está siendo lento y el catálogo en castellano es escaso. Además, muchos editores muestran reticencias, multitud de escritores siguen apostando por el papel, existe un gran temor a los efectos de la piratería en el negocio, el marco jurídico aún no está bien definido.

A estos problemas hay que añadirle el precio de los libros electrónicos. Actualmente, pese al ahorro en los costes de impresión, distribución y almacenaje (en torno a un 30%), los e-books son más caros que los libros tradicionales. ¿El principal problema? El IVA que se les aplica, un 18%, frente al 4% que graba los libros impresos.

Aumento de las descargas

Olcese ha destacado que este aumento de la piratería en 2010 es "alarmante", a pesar del retroceso en las prácticas ilegales en el campo cinematográfico, debido a que éxitos de taquilla como Avatar o Alicia en el país de las maravillas han incorporado 3D, una tecnología "todavía no pirateable".

Las cifras revelan además que, en concepto de IVA, Hacienda ha dejado de percibir en los primeros seis meses del año 1.500 millones de euros.

El estudio asegura que la llegada de la Ley Sinde producirá un aumento de contenidosEntre los datos positivos del estudio, el presidente de la coalición ha destacado que el 58% de los usuarios que piratean estarían dispuestos a pagar por el contenido que descargan.

Así, de poder pagar por esos contenidos, los ingresos económicos serían de más de 3.000 millones de euros, el doble que el actual negocio legal, que fue de 1.560,7 millones de euros, lo que supondría que el mercado total fuera cuatro veces mayor que el actual.

"Estamos en el buen camino", ha asegurado Olcese, para quien la entrada en vigor de la Ley de Economía Sostenible que castiga las páginas de descargas ilegales y el aumento en la oferta de contenidos de pago on-line cambiará "radicalmente el mercado".

Olcese vaticina que nueva ley traerá una "eclosión" de contenidos culturales legales en Internet. "En cuanto se ha percibido que va a haber una norma que sancione la piratería, todos se han puesto a idear modelos de negocio legales", ha insistido.

En este sentido, ha propuesto a todos los sectores un Pacto de Buen Gobierno en la red, que sentaría las bases de la actuación en Internet en asuntos como la propiedad intelectual, la neutralidad de la red, la utilización fraudulenta de las redes sociales y el reparto de la cadena de valor económico.