Silla de ruedas al borde del mar
Una silla de ruedas en la playa. FLICKR / SomosMedicina

En la época de democratización del turismo, donde todo el mundo viaja a precios accesibles y adapta sus vacaciones a ello, nos olvidamos de que existen personas que por diferentes circunstancias tienen problemas de movilidad o de comunicación y no pueden disfrutar de sus vacaciones plenamente.

Acceso para minusválidos en una playa.Frente a este problema ha surgido el fenómeno del turismo accesible, también conocido como el turismo inclusivo (porque no deja fuera nadie) o el turismo para todos. Empresas de viajes, organismos públicos y fundaciones que proponen adaptar la oferta de viaje a todo tipo de personas. En pocas palabras, se trata de derribar barreras para que todos podamos disfrutar de lo que ya se ha convertido en algo primordial: conocer mundo y de paso conocernos a nosotros mismos.

El turismo inclusivo tiene como pilares fundamentales la movilidad, la comunicación y la compresión. Tres ingredientes básicos para superar las barreras.

Numerosas ofertas de ocio

Los destinos de este tipo de turismo están aumentando cada vez más, llegándose a equiparar progresivamente con la numerosa oferta de ocio habitual. En definitiva se trata de que el usuario compruebe las facilidades y la adaptabilidad a la hora de moverse que oferta el destino que elija tanto en el aeropuerto, en el hotel, en los medios de transporte como en zonas públicas como playas o la disponibilidad de rutas adaptadas para hacer su estancia lo más agradable posible. Hay incluso hasta turismo accesible dedicado al ámbito rural.

Una playa de la isla de Tenerife.Se pueden encontrar facilidades para personas con movilidad reducida o diversidades funcionales (ciegos, sordos, sordo-ciegos) tanto en el extranjero como en España, pero por destacar un destino con especial predilección por los viajeros que buscan este verano el sol y la playa hablaremos de Tenerife.

Esta isla canaria es una de las mejores equipadas para este tipo de turismo, diversas actividades e instalaciones deportivas, transportes públicos como autobuses, taxis o tranvías, hoteles adaptados (los mejores de Europa y los segundos del mundo por detrás de Miami en esta modalidad) o una gran oferta de ocio como náuticas de buceo, vela o piragüismo están adaptadas para personas con capacidades diferentes.

Acceso para personas con movilidad reducida

En cuanto a las playas con acceso a personas con movilidad reducida nos encontramos las de San Telmo, la de las Teresitas, la de San Marcos o la del Duque entre muchas otras e incluso los visitantes cuentan con una ruta específicamente creada para ellos, como la llamada ‘La Laguna para todos’, que recorre este municipio situado en el norte de Tenerife.

Además ofrecen servicios de intérpretes o guías para sordos y ciegos a través de asociaciones como Fasican, Funcasor o la ONCE.

Y por si quieres saber todas las posibilidades que ofrece el turismo inclusivo, puedes visitar el blog de Miguel Nonay, una de las personas que más ha hecho por demostrar que viajar para gente con movilidad reducida es sólo cuestión de ilusión, ya que él ha volado en ultraligero, hecho tirolina, montado a caballo y de paso ha recorrido gran parte de España, Francia, Bélgica, Túnez o Costa Rica entre otros muchos países. La aventura del viaje sin obstáculos de ningún tipo.

Para todos ellos además de nuestras recomendaciones les deseamos fuerza, tesón, energía y convencimiento. Las ganas de disfrutar se dan por descontadas.