Desde su puesto en Bolt Beranek and Newman (BBN), Tomlison crea los protocolos básicos del correo, incluyendo la convención de la arroba para separar el nombre de la person del identificador del ordenador.

Desde su creación el correo se convierte en una de las aplicaciones estrella, demostrando que los usos pensados por los primeros creadores de las redes (uso remoto de ordenadores, cálculos distribuidos, etc.) iban a verse desbordados por las aplicaciones de comunicación persona a persona.