La ciencia se preocupa por las razones por las que los futbolistas fallan los penaltis

  • Los investigadores de una universidad inglesa han probado "por primera vez" los efectos de la ansiedad en el movimiento de los ojos.
  • Cuando los futbolistas que lanzan el penalti se muestran impacientes están más predispuestos a mirar y concentrarse en el portero.
El equipo de Brasil durante una tanda de penaltis.
El equipo de Brasil durante una tanda de penaltis.
ARCHIVO

Un nuevo estudio puede explicar por qué los equipos ingleses de fútbol pierden los partidos en los lanzamientos desde el punto de penalti, y de paso ayudar al combinado nacional que dirige Fabio Capelo a llegar lejos en el próximo Mundial de Suráfrica.

Investigadores de la Universidad de Exeter han probado por primera vez el efecto de la ansiedad en el movimiento de los ojos del futbolista cuando se dispone a lanzar una pena máxima. La investigación se ha publicado en el número de diciembre de la revista Journal of Sport and Exercise Psychology.

El estudio muestra que cuando los jugadores que lanzan el penalty se muestran impacientes están más predispuestos a mirar y concentrarse en el portero que les aparece en el centro de su visión. Debido a la ajustada coordinación entre mirada y movimiento, los lanzamientos tienden a hacerse por el centro de la portería, haciéndolos más fáciles de detener por el portero.

Los investigadores atribuyen estos cambios en los movimientos y enfoque del ojo a la ansiedad. El profesor Greg Wood, de la Escuela de Deporte y Ciencias de la Salud de la Universidad de Exeter explica: "En una situación de alto estrés, estamos más predispuestos a centrarnos en cualquier estímulo desafiante y concentrarnos en él, más que en el propio objetivo que nos ocupa.

Recopensar por marcar un gol

De esta forma, al disparar un penalty con nerviosismo, la atención del lanzador se centrará en el portero en lugar de en las zonas óptimas para que el disparo se convierta en gol. Esta disfunción condiciona la dirección del lanzamiento e incrementa la posibilidad de que se dispare directamente a donde se encuentra el portero".

Para su estudio, los investigadores estudiaron a 14 miembros del equipo de la universidad. Les pidieron realizar dos tandas de lanzamientos. En la primera sólo tuvieron que hacer los disparos con sus mejores artes. Pero en la segunda tanda, los científicos introdujeron elementos para que los jugadores se pusieran nerviosos: se les advirtió de que los resultados serían registrados y que el mejor ganaría 50 libras.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento