Una sola foto para la escena del crimen

  • Una fotografía de la escena del crimen podría ser suficiente para reconstruir en 3D el escenario y medir los objetos.
  • La técnica evita los posibles errores cometidos al tomar varias fotografías que a menudo es difícil que se solapen bien.
Recreación de una fotografía de un asesinato con los datos métricos explícitos.
Recreación de una fotografía de un asesinato con los datos métricos explícitos.
EP

Una fotografía de la escena del crimen podría ser suficiente para reconstruir en 3D el escenario y medir los objetos gracias a un procedimiento ideado por dos investigadores de la Universidad de Salamanca, según publica el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

La investigación de Diego González-Aguilera, coautor del estudio e investigador en el Departamento de Cartografía e Ingeniería del Suelo de la Universidad de Salamanca, y Javier Gómez-Lahoz, de la misma universidad, se ha publicado en noviembre en la revista de la Academia Americana de Ciencias Forenses, Journal of Forensic Sciences.

El procedimiento propuesto por los dos científicos está pensado para que la policía científica pueda extraer datos métricos de la escena de un crimen a partir de una sola fotografía pudiendo así reconstruir el escenario en 3D tiempo después de que se cometiera el delito.

En declaraciones a SINC que 'Portaltic' ha recogido de su página web, González-Aguilera destaca que su investigación plantea "una línea de investigación inédita y original en el campo de la criminología y la ingeniería forense, ya que permite la explotación métrica de la escena de un crimen a partir de una única imagen".

Para comenzar el proceso es necesario tomar una imagen que incluya detalles fácilmente identificables y, como mínimo, tres puntos de fuga -punto en el convergen las rectas que se proyectan en una dirección-, además de, al menos, una distancia en la escena.

Evitar posibles errores

Con estos datos se realiza una extracción "automática" de los elementos estructurales de la imagen. Como estos elementos mantienen relaciones geométricas con el resto y con la propia cámara, es posible realizar un análisis dimensional del escenario tomando en consideración distancias, ángulos y superficies.

En su aplicación a la investigación policial, este proceso permite determinar a partir de una imagen tomada donde ocurrió un asesinato a qué distancia se encontraba, por ejemplo, el arma con el que se cometió del cuerpo de la víctima. La técnica evita los posibles errores cometidos al tomar varias fotografías que, según destaca González-Aguilera, a menudo es difícil que se solapen bien.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento