Transformar el tequila en diamantes, pero no para imitar de alguna manera a los antiguos alquimistas, sino para lograr avances sobre materiales, es lo que han hecho un grupo de científicos mexicanos de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

Las primeras investigaciones datan de 1995

El descubrimiento se remonta a 1995 cuando el grupo de científicos investigaban la obtención de diamantes en forma de películas delgadas a partir de gases de hidrocarburos comunes como el metano o acetileno, informa theinquirer.com.

Por ejemplo al diluir el etanol en agua en una proporción de 60-40% se obtuvieron películas de diamante de buena calidad.El descubrimiento tiene importancia para producir nuevos semiconductores de alta potencia o detectores de radiación.

Ahora, Uno de los científicos se ha dado cuenta de que el tequila (formado principalmente por etanol y agua) contaba con la proporción exacta de átomos de carbón, hidrógeno y oxígeno necesarios para formar diamantes.

Entonces, comenzaron las pruebas:  En ellas la bebida recorre los tres estados de la materia. Se introduce el tequila líquido, se calienta a 280 grados Celsius para transformarlo en gas, se somete a una cámara de reacción a 800 grados Celsius para romper la estructura molecular de sus componentes, y efectivamente, reacciona para formar cristales sólidos de diamante.

Ahora los científicos prueban distintos tipos de tequilas: blanco, reposado y añejo de mejor calidad, con diversos experimentos que finalizarán a final de año. “Entre 2009 y 2011 podríamos llevar el experimento a fase piloto antes de pasar a una escala industrial”, dicen los responsables del proyecto.