Poco a poco van bajando las temperaturas, lo que nos obliga a cambiarnos la ropa y a ir más resguardados y seguros para combatirlas. De la misma forma, nuestro vehículo necesita unos cuidados especiales cuando los grados se acercan a 0ºC o incluso lo rebajan. Entre ellos uno de los puntos más importantes es el de los neumáticos.

Ante la falta de concienciación de la mejora de la seguridad cuando circulamos por la nieve o por asfalto mojado y helado, Bridgestone, Continental, Goodyear Dunlop, Michelin y Pirelli (Consorcio del Caucho) han unido sus esfuerzos para animar a los ciudadanos a que instalen en sus vehículos neumáticos de nieve.

¿Qué tienen de bueno?

Cuando llega el invierno la temperatura de la calzada baja hasta aproximarse al grado de congelación. Ante esta climatología los neumáticos convencionales se endurecen y no se agarran tan bien al asfalto. Por eso, los neumáticos de invierno desarrollan sus mejores prestaciones cuando el termómetro baja de los 7ºC. En este sentido, un neumático de invierno nos puede salvar la vida ya que cuando hay nieve, yendo a 50 km/h con neumáticos normales y quisiésemos frenar, lo tendríamos que hacer en una distancia de 63 metros, mientras que si lo hacemos con los de invierno, sólo nos costará 32 m (este hecho se puede apreciar en las pruebas que pudo realizar 20minutos.es para comprobar el efecto).

Frenada en invierno.

¿Cómo están hechos?

Se elaboran con unos compuestos especiales  que hacen que, cuando la temperatura baja, sigan manteniendo la flexibilidad necesaria para poder proporcionar la mejor adherencia. Además, lo que tienen de especial estas gomas es que tienen un mayor número de laminillas que sirve para que escape más agua (nieve). Junto con esto, se han creado unos surcos más profundos (4 mm mínimo) para que pueden agarrar mejor en las peores condiciones.

¿Y qué pasa con las cadenas y con los neumáticos con clavos?

El consorcio del caucho elaboró un estudio en el que se concluía que el 80% de los españoles no ha montado nunca unas cadenas o no saben montarlas. Por tanto, no suele ser muy fácil al principio colocarlas.

En cuanto a los neumáticos con clavos, están desapareciendo debido a que destrozan tanto los neumáticos que los llevan puestos como las carreteras por las que pasan.

El único pero que se puede encontrar es que su precio será desde un 8% a un 15% mayor que unos normales. Sin embargo, desde el Consorcio del  Caucho aseguran que "vale la pena gastarse un poco más de dinero si eso equivale a salvar muchas vidas al año".

Pictograma M+S.Para comprarlos se les reconoce con un pictograma con el símbolo de una montaña junto con las letras M+S que significan barro (Mud) y nieve (Snow), como el que aparece a la derecha.