iPhone
Consumidores japoneses esperan para comprar un iPhone. AGENCIAS
La locura de la manzana ha vuelto. Los fans de Apple han sacado de nuevo las neveras, los sacos de dormir y la tienda de campaña a las calles para aguardar cola pacientiemente a la espera de convertirse en uno de los primeros compradores del último producto icono de la compañía de Steve Jobs: el iPhone 3G. En Nueva Zelanda y Japón ya hay colas, pero en España todavía no se han formado.

El primer comprador de un iPhone guarda cola por una apuesta
Los consumidores neozelandeses serán los primeros en ver como se abren las puertas de las tiendas que distribuirán el iPhone, y como los japoneses ya han empezado a hacer cola. Allí está comenzando ahora el invierno y quienes quieran hacerse con un iPhone tendrán que aguantar mucho frío, pero nada para a los fans del atractivo móvil.

En Nueva Zelanda será Vodafone la encargada de comercializar el iPhone 3G, y frente a una de sus tiendas se ha situado ya un estudiante de 22 años llamado Jonny Gladwell, que podría convertirse en el primer poseedor de uno de estos dispositivos. Ese es, al menos, su objetivo. "En realidad sólo lo hago para poder decir que he suido el primero del mundo", afirma.

Según ha explicado, todo empezó como una apuesta con sus amigos, que han prometido que le pagarán el iPhone si aguanta hasta el viernes, cuando el teléfono sale a la venta.

No es el único que ya espera el móvil de Apple frente a las tiendas. Colas similares a las de Nueva Zelanda se han formado en Tokio (Japón) y Nueva York (EE UU). En esta última ciudad la línea de personas se formó hace cuatro días. En España, por ahora, no esperamos a la puerta de las tiendas de Movistar, que mañana anunciará las tarifas a las que se comercializará el teléfono.