Un grupo practicando rafting
El equipo es fundamental en este deporte. C.BIOSCA

Llavorsí, en el Pallars Sobirá, es un pueblo agradable y tranquilo. El descenso de rafting está programado para primera hora de la mañana. Si hemos elegido el Hotel Riberies para pasar la noche, habremos descansado cómodamente y estaremos disfrutando de un delicioso desayuno.

Nos proporcionarán un traje de neopreno, escarpines para los pies, un casco y un chaleco salvavidas
No necesitamos equipo especial para enfrentarnos al río, bastará con un bañador y una toalla. Una vez en la base, el personal de Rafting Llavorsí se hará cargo de todo. Nos proporcionarán un traje de neopreno, escarpines para los pies, un casco y un chaleco salvavidas.

Los monitores nos asignarán un raft, es decir: un bote neumático, y comenzarán a instruirnos sobre las maniobras básicas que realizaremos en el río. Son movimientos sencillos que se aprenden en unos minutos. En realidad será el monitor quien maneje la embarcación, pero necesitará de nuestra fuerza, del impulso que proporcionaremos remando para dirigir el raft.

Son movimientos sencillos que se aprenden enseguida
Comprobaremos que hay gente de todas las edades y condiciones ocupando los botes. Únicamente hay que tener la voluntad y las ganas de pasar un rato emocionante disfrutando de algo de ejercicio y de paisajes espectaculares.

La tripulación de la embarcación forma un equipo que trabajará unido desde el primer momento. Una vez en la corriente repasaremos todo lo que acabamos de aprender. La primera parte del recorrido permite familiarizarse con los remos y las maniobras, y antes de llegar al primer rápido nos sentiremos cómodos en nuestra nueva condición de aventureros fluviales.

Antes de llegar al primer rápido nos sentiremos cómodos como aventureros fluviales
El primer rápido es "La Lavadora", un bonito escalón que disparará nuestra adrenalina. El sonido del agua crece. El monitor tiene que levantar la voz. Sus instrucciones se confunden con el rugido del rápido. El raft gana velocidad, el escalón se acerca, el agua nos salpica y... de repente se ha terminado.

Hemos superado el primer obstáculo del río. Ha sido emocionante, tanto que se nos ha hecho corto, queremos más. Pero no hay por qué preocuparse, tendremos mucho más. El tramo de 14 kilómetros que nos llevará hasta la localidad de Rialp tiene tramos para todos los gustos y algunos rápidos muy divertidos, largos e intensos.

El tramo de 14 kilómetros que nos llevará a Rialp tiene diversos tramos
Una hora después habremos terminado nuestra primera aventura del fin de semana. Nos ha sabido a poco pero en Rafting Llavorsí la aventura y la diversión no terminan: hidrospeed, descenso de barrancos, rutas a caballo, visitas al Parque Nacional de Aigües Tortes y Lago San Mauricio...