Zephyr, un prototipo del nuevo avión.
Zephyr, un prototipo del nuevo avión. QinetiQ
El Ejército de EEUU quiere construir un avión que no necesite mantenimiento en tierra, según ha informado Público. Será un aparato sin tripulación capaz de mantenerse en el aire durante cinco años sin tener que aterrizar.


Hoy en día, el record de permanencia en vuelo de un avión no supera las 54 horas
Este es el objetivo del programa Vulture, iniciado por la agencia DARPA, del departamento de Defensa de EEUU. Acaba de dar el contrato para el diseño del nuevo aparato a Boeing, el fabricante de aviones norteamericano.

El Ejército de EEUU utilizará este nuevo dispositivo para operaciones de espionaje y vigilancia en cualquier zona del planeta. De hecho, funcionará como un satélite pero sin las desventajas de este. Volará a una altura de entre 20.000 y 30.000 metros, una posición en la estratosfera que le permitiría ser un centro de comunicaciones que no es posible con los satélites tradicionales, que vuelan a alturas muchas más altas.

Reto enorme

Hoy en día, el record de permanencia en vuelo de un avión no supera las 54 horas. Para llegar a los cinco años de vuelo que quieren los militares, los ingenieros de Boeing se enfrentan al reto de cómo administrar el combustible. Por el momento se proyecta dos opciones, pilas de combustible de larga duración o aprovechar la energía de Sol. Esta última implicará el desarrollo de un ciclo de energía completo, que quizás será un modelo para aviones menos dependientes del petróleo.