MacBook Pro
Un ejemplo de cómo puede fallar la pantalla de los MacBook Pro con Touch Bar. CHANGE.ORG

Apple fabrica productos excelsos, esa parece ser su virtud, y su precio, por lo tanto, también suele serlo. Es el caso de sus ordenadores portátiles. El mítico MacBook Pro, el preferido de diseñadores o DJs, cuesta a día de hoy entre 1.505 y 1.999 euros (dato oficial de la web de Apple). Por ese precio uno debe esperar sólo lo mejor. Lo inesperado es, sin embargo, que las pantallas de los últimos MacBook Pro pueden fallar a los pocos meses.

Lo asegura iFixit, una compañía californiana dedicada a la venta de piezas de sustitución de ordenadores, y Rossmann Repair Group, cuyo negocio es la reparación de ordenadores. Y lo más sorprendente: de momento Apple no lo ha negado.

La culpa la tiene la mezcla de un diseño cada vez más fino con el nuevo Touch Bar (ese dispositico de control de la pantalla desde la parte superior del teclado). Eso significa que el problema se está dando en los MacBook Pro posteriores a 2016.

Para ese Touch Bar, Apple decidió usar cables mucho más delgados. Sí, son más delgados y flexibles, pero también más frágiles que los utilizados hasta ese momento. Según explica el blog de iFixit, los nuevos cables están enrollados alrededor de la bisagra, lo que supone un evidente desgaste cada vez que se abre o cierra la pantalla. Tanto que pueden partirse con unos meses de uso.

Esa es la primera parte del problema. La segunda es aún mayor. Para que la pantalla del MacBook Pro fuera más delgada, los cables son parte de la pantalla y por lo tanto no pueden sustituirse; debe ser reemplazada toda la pantalla.    

Cambiar los cables, lo que un servicio técnico hibiera hecho en el caso de un MacNook Pro anterior a 2016, costaba 6 dólares (5 euros). En cambio, en estos nuevos modelos con Touch Bar, el cambio de toda la pantalla supone desembolsar 600 dólares (unos 530 euros).

iFixit asegura haber detectado esta vulnerabilidad en los MacBook Pro con 'Touch Bar', pero los nuevos MacBook Air parecen tener el mismo problema. Louis Rossman, fundador de Rossmann Repair Group, ha subido un vídeo a YouTube mostrando en detalle el problema de estas pantallas.

De momento, Apple no ha reconocido el problema. Pero la presión para que lo haga y tome medidas ha tomado forma en Change.org. Alli se están recogiendo firmas para exigirle a la compañía de Cupertino que ponga en marcha un programa de garantía extendida para hacer frente a una incidencia tan cara. A estas horas del jueves ya han recogido 6.500 firmas.