Nintendo Switch
La Nintendo Switch es un híbrido entre consola de sobremesa y portátil. Nintendo

La videoconsola es ya un "electrodoméstico" más en la mayoría de hogares. Y aunque jugando no pensemos en ello, resulta que sí, que gasta luz. A la compañía eléctrica alemana E.ON. se le ha ocurrido medir ese gasto. El resultado es que Nintendo saca nota, por nuestro bolsillo y por el planeta, mientras que Xbox y PlayStation suspenden.   

Las de Nintendo son las consolas que menos energía consumen. En concreto, la Switch supone un consumo energético de 3 euros al año. Aún más fina es la SNES Classic Mini, que sólo gasta un euro al año. Más antiguas, Wii U y Wii consumen por valor de 7 y 3 euros, respectivamente.

La potencia de las videoconsolas de última generación hace que su consumo energético aumente. Esto se traduce en que una consola de Microsoft, la Xbox One X encabeza la lista de plataformas de juego actuales que más consumen, con 36 euros al año.

Según ha calculado E.ON., incluyendo el gasto del televisor, jugar dos horas al día con Xbox One X supone el consumo de 36 euros al año; 34 euros en el caso de PlayStation 4 Pro; Xbox One gasta 25; y la PS4 Slim 18 euros.

En el caso de las plataformas de juego más antiguas, PlayStation 4 supone un consumo de 40 euros al año, mientras que PlayStation 2 y PlayStation 1 apenas suponen un consumo por valor de dos y un euro, respectivamente. En el caso de Microsoft, Xbox 360 mostraba un consumo igual al de la actual Xbox One X (36 euros), mientras que Xbox consumía 14 euros al año.

Las pruebas de la eléctrica alemana indican que jugar esas dos horas al día en un smartphone o tableta tiene un coste mucho menor al año: entre uno y cuatro euros. En el caso de jugar en el ordenador, el coste ascendería hasta los 17 euros.

Finalmente, el modo stand by, que sí, gasta. Consume entre cuatro y cinco euros al año, por lo que la compañía eléctrica aconseja desenchufar las consolas cuando no se utilicen para ahorrar.