Bocadillo
Cartel de 'Bocadillo'. YOUPLANET

"Un mal chiste"; "Una provocación"; "Una tomadura de pelo". Son algunas de las reacciones que ha suscitado este viernes la proyección en el Festival de Sitges de la supuesta película "Bocadillo", del polémico YouTuber Wismichu.

La expectación era alta y las entradas se habían agotado con tiempo. Llegado el momento, el filme en cuestión no eran más que unos minutos de grabación repetidos durante 80, tiempo estimado por el certamen en su programación.

Wismichu, de nombre Ismael Prego, hacía evidente la performance cambiando su nombre en Twitter a "El mejor director de ESPAÑA" y proclamando: "Vosotros sois mi película".

Algunos de los espectadores y periodistas hacían circular una nota, mostrada a las puertas de la sala de cine, en la que se explicaba que el objetivo de todo esto sería captar las reacciones del público, que había pagado por la película, para elaborar otros contenidos audiovisuales.

Detrás de todo, la productora YouPlanet.

Prego ha dicho que lo que se recaude con la difusión del experimento, que se puede ver ahora online en Filmin, "será donado a diversas protectoras", como Santuario Gaia y la Reserva Wild Forest.

Las críticas y comentarios en redes han convertido en trending Topic al Youtuber. "Hemos notado un prejuicio hacia nuestro trabajo pero estamos aquí para romperlo. Este es mi regalo al cine", decía en la rueda de prensa de presentación.