La última patente de Microsoft, polémica
Una oficina con ordenadores. LAFFY4K

¿Un desarrollo tecnológico abominable o simplemente más carnaza para los aficionados a la teoría de la conspiración? Microsoft ha desatado la polémica con la patente de un sistema ideado como asistente para grupos de personas que usan ordenadores, pero que permitiría vigilar a trabajadores y ciudadanos monitorizando a través de la biometría.

Esta tecnología intenta gestionar eficientemente el uso de ordenadores en grupos. Según explica Ars Technica, vigila la actividad frente al ordenador de un grupo de personas y es capaz de identificar a los sujetos que trabajan en una misma materia, facilitando que se comuniquen entre ellos para responder dudas y solucionar distintos problemas.

El objetivo sería detectar la frustración del usuario y facilitar la ayuda de un compañero
Para detectar el malestar o las dudas de un usuario, la tecnología de Microsoft tiene en cuenta el estado anímico, y ahí llega la polémica. identifica por ejemplo la frustración ante un programa informático monitorizando las respuestas físicas del sujeto.


Esto ha llevado a medios como The Register a calificar al sistema de nuevo Hal 9000, el ordenador casi humano y que todo lo controlaba en el clásico d la ciencia ficción 2001, una odisea del espacio. Según la publicación británica, la tecnología patentada utilizaría todo tipo de sensores biométricos que medirían el ritmo cardiaco, la respiración, la temperatura corporal, las expresiones faciales y la presión sanguínea.

También se tendría encuentra la respuesta galvánica de la piel, una variante que está presente en muchas de las "máquinas de la verdad" existentes en la actualidad.

El nombre de la patente tampoco ayuda a hacer más popular la tecnología. El documento de solicitud se titula "Vigilando la actividad de grupos", lo que ha llevado a algunos a pensar en un dispositivo de control que podría ser utilizado por empresas y gobiernos para crear una especie de Gran Hermano biométrico.