Fábrica de SEAT
Las factorías españolas de vehículos experimentaron una disminución del 1,3% en sus volúmenes productivos durante 2017. SEAT

España repitió, por tercer año consecutivo, como octavo fabricante mundial de vehículos durante 2017, al alcanzar un volumen de 2,84 millones de unidades, aunque la distancia respecto al noveno clasificado, Brasil, se redujo y apenas llegó a 150.000 unidades, según datos de la Organización Internacional de Fabricantes de Vehículos a Motor (OICA).

Estos datos, desvelados en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, ponen de manifiesto que España se asienta en la octava posición, aunque la distancia con sus competidores se vio reducida.

Las factorías españolas de vehículos experimentaron una disminución del 1,3% en sus volúmenes productivos durante 2017, por lo que no se logró el objetivo de alcanzar la cifra de 3 millones de unidades, contemplada en el Plan 3 Millones de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

Este retroceso industrial de las factorías nacionales motivó que la distancia con el noveno clasificado se viera reducida. Así, la novena plaza la ocupó Brasil el año pasado, con 2,69 millones de unidades (+25,2%), lo que supone 148.663 unidades diferentes respecto a España, una diferencia mucho menor que las 515.651 unidades de margen contabilizadas en 2016 respecto a Canadá, que fue novena, con 2,37 millones de unidades.

Menor peso de España en la producción mundial

Ante estas cifras, desde Anfac indicaron que en España se fabricaron el 2,9% de todos los vehículos ensamblados en todo el mundo durante el año pasado, una cifra que ha bajado en comparación con el 3% registrado en 2016.

Además, la organización española destacó el incremento experimentado por Brasil, que fue la mayor subida de los países que fabrican más de un millón de unidades anuales, por lo que se sitúa en la primera plaza, "justo por detrás de España y amenazando la octava plaza" de España.

La primera posición por volumen de fabricación el ejercicio pasado fue para China, con 29,01 millones de unidades, un 3,2% más, mientras que la segunda posición recayó sobre Estados Unidos, con 11,18 millones de unidades, un 8,1% menos, y el podio lo completó Japón, con 9,69 millones de unidades, un 5,3% más.

Por detrás se situaron Alemania, con un volumen de fabricación de 5,64 millones de unidades, un 1,8% menos, así como India, con 4,7 millones de unidades, un 5,8% más, Corea del Sur, con 4,11 millones de unidades, un 2,7% menos, y México, con 4,06 millones de unidades, un 13% más.

La décima plaza del ranking mundial de fabricación durante el año pasado la ocupó Francia, en cuyas plantas se ensamblaron un total de 2,22 millones de vehículos en el conjunto de 2017, lo que supuso una progresión del 6,5%.

Subida mundial del 2,4 %

La producción mundial de vehículos alcanzó un volumen de 97,3 millones de unidades el año pasado, lo que representa una progresión del 2,4% en comparación con los 95 millones de unidades contabilizadas en 2016.

El presidente de la organización, Matthias Wissmann, explicó en rueda de prensa que el crecimiento fue posible pese a muchas incertidumbres políticas y riesgos económicos que se dieron en distintos países.

Por regiones, la cifra de fabricación en Europa cerró el año pasado con 22,16 millones de unidades, lo que supone un aumento del 3,1%. En Asia y Oceanía, la mejora fue del 3,3%, con un total de 53,5 millones de vehículos producidos.

En 2017 se fabricaron en el mundo 2,3 millones unidades más que en 2016De su lado, la cifra productiva de Norteamérica disminuyó un 3,8% el año pasado, hasta 17,5 millones de unidades, mientras que en Sudamérica creció un 18,5% en comparación con 2016, hasta los 3,2 millones de unidades. En África, el volumen de vehículos subió un 3,1%, hasta 931.283 unidades.

Por otro lado, las ventas mundiales de vehículos (turismos, vehículos comerciales y autobuses) aumentaron un 3,1% respecto a 2016, hasta alcanzar 96,8 millones de unidades comercializadas.

En el 'Viejo Continente', las matriculaciones se situaron en 18,1 millones el año pasado, lo que se traduce en 1,1% más en comparación al ejercicio previo, mientras que en el continente asiático ascendieron un 4,3%, hasta 48,9 millones de unidades.

Las ventas de turismos, vehículos comerciales y autobuses disminuyeron en Norteamérica un 1,2%, hasta 21,2 millones de unidades. Por el contrario, en Sudamérica crecieron un 12,4%, hasta 4,6 millones de unidades. En el continente se situaron en 1,2 millones de unidades, un 9,1% menos.

En el curso actual, la OICA prevé que las ventas de vehículos mundiales continúen creciendo y alcancen los 98 millones de unidades, lo que supondrá otro incremento del 1% en comparación a 2017.

De estos casi 100 millones vehículos que se venderán en el presente ejercicio, 86 millones de unidades serán tan solo turismos, según destacó Wissmann.