WhatsApp
Pantalla de un móvil con la aplicación de WhatsApp. WHATSAPP

Hace un mes, Whatsapp lanzó la aplicación WhatsApp Business (WhatsApp para Negocios), pensada inicialmente para que las empresas pudiesen crear perfiles corporativos desde los que contactar de forma rápida y sencilla con sus clientes.

Sin embargo, la compañía no ha tardado en cambiar los términos de servicio de esta nueva herramienta para ir más allá de la atención al cliente y abrir la puerta a la posibilidad de que las empresas envíen anuncios y contenidos patrocinados a los usuarios a través de Whatsapp.

Aun así, no está del todo claro cómo funcionará. Esto es lo que dicen los nuevos términos: "WhatsApp está trabajando en encontrar maneras útiles para que nuestros usuarios se conecten con empresas en WhatsApp para poder recibir información sobre pedidos, transacciones y citas, notificaciones de entrega y envío, actualizaciones de productos y servicios, mensajes de marketing, listados de negocios a descubrir en WhatsApp, [y otros contenidos patrocinados/ads de estas empresas]".

"Por ejemplo, puedes ver en Facebook opciones para comenzar una conversación con una empresa en WhatsApp. Si usas los Productos de la Compañía Facebook, le pediremos a Facebook que use la información que tiene sobre ti y tus intereses para ayudarnos a proporcionarte una manera de conectarte con las empresas de forma relevante y personalizada a través de mensajes informativos y de marketing, listados de directorios de negocios, [ y otros contenidos/ads] en WhatsApp", cuentan a modo de ejemplo.

Esto parece indicar que no aparecerán anuncios en medio de las conversaciones personales en Whatsapp sino, más bien, que los usuarios podrán recibir publicidad desde los perfiles de Whatsapp de las marcas, algo así como lo que sucede con los SMS y los correos electrónicos.

Tampoco queda claro si los usuarios recibirán información y publicidad no deseada o solo aquella que soliciten de algún modo. Tampoco se especifica, debido a la vaguedad de los términos, si se podrá renunciar a recibir los anuncios.

En cualquier caso, este giro contradice las declaraciones de Facebook cuando adquirió Whatsapp y aseguró que no convertiría la popular aplicación de mensajería instantánea en una herramienta publicitaria. Dijeron que mantendrían una experiencia "sin anuncios de terceras partes ni spam".