Un hombre que se encontraba cambiando la batería de lo que, según varios medios chinos, era un iPhone en una tienda en una localidad china cuando se le ocurrió morder esa parte de su teléfono, como si comprobara la calidad de una pieza de oro.

Según las informaciones, al morder la batería del teléfono ésta fue perforada, provocando un cortocircuito que derivó en una fuerte explosión.

La reacción del usuario, que se aparta la batería de la cara en el último momento, hizo que las lesiones provocadas por la explosión no fueran graves, a pesar de que el fogonazo afectó a más clientes del local.

En las imágenes del suceso, captadas por una cámara de seguridad, puede verse la bola de fuego que provoca la batería, que se apaga en un instante, ante la sorpresa de los presentes, a los que se ve afectados por el fogonazo.

Apple rebajó recientemente el precio de sustitución de sus baterías, motivo por el que muchos usuarios han decidido reemplazar la pila de sus iPhone en estos días.