Google
Dos chicas usan sendos ordenadores portátiles frente a un gran logo de Google. GTres

El pasado jueves 14 de septiembre, tres antiguas trabajadoras de Google presentaron, en la Corte Superior de San Francisco (California), una demanda contra el gigante de internet por violar la llamada Ley de Igualdad de Pago vigente en dicho estado.

Las demandantes aseguran que Google paga a los empleados masculinos mucho más dinero que a las mujeres por realizar el mismo trabajo o uno muy similar. Además, aseguran que a ellas se les deniegan las oportunidades de ascenso.

Las demandantes son Kelly Ellis, ingeniera de software en Mountain View de 2010 a 2014, Holly Pease, que estuvo en la compañía de 2005 a 2016, y Kelli Wisuri, especialista en comunicaciones y ventas de 2012 a 2015. Las tres dejaron Google después de que la compañía, según ellas, las recolocase en puestos de menor nivel, con la consecuente bajada de sueldo, y les impidiese promocionarse.

"Las mujeres deben tener las mismas oportunidades que los hombres y recibir igual remuneración por un trabajo sustancialmente similar", dijo Wisuri en un comunicado.

Las acusaciones se sustentan sobre un análisis del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos de 2015, en el que se reveló que existen grandes "disparidades de compensación sistémicas contra las mujeres prácticamente en toda la fuerza de trabajo".

Google ha dicho que revisará la demanda pero ya se ha mostrado en desacuerdo con las alegaciones centrales de la misma, ya que aseguran que no existe ese tipo de brecha salarial por género.