Así es conducir un sidecar
Este sidecar se disfruta más conduciéndolo entre 80 y 100 km/h, sin necesidad de exprimir sus prestaciones. ARPEM.COM

¿Quién dijo que conducir un sidecar estaba pasado de moda? Hoy, con Arpem.com, descubrimos que eso no es así y os presentamos el Mash Family Side, un producto perfecto para los enamorados del motor que buscan una conducción diferente.

Lo primero a tener en cuenta a la hora de conducir este sidecar es que el conductor está descentrado sobre el conjunto del vehículo y que el sidecar sobresale casi un metro por el lado derecho. Además, al tomar las curvas y girar el manillar, la motocicleta no se inclina. Está claro que hay que acostumbrarse y que puede parecer extraño al principio.

Otro aspecto a tener en cuenta es que al conducir, las curvas hacia el lado izquierdo son más difíciles de tomar porque todo el peso del vehículo se apoya en la rueda del sidecar y hay que hacer bastante fuerza sobre las puntas del manillar. Para compensar esta transferencia de peso, conviene desplazar nuestro cuerpo hacia el interior de la curva.

Girar hacia la derecha es mucho más sencillo pero más delicado, sobre todo si el sidecar está vacío (puede levantar la rueda en el aire). Cuanto más cargada esté la cesta, mejor será el comportamiento del vehículo.

La Mash Family Side es un vehículo lúdico destinado a pasear con elegancia a dos o tres personas a bordo. A 120 km/h la sensación de precisión y estabilidad a sus mandos no es muy elevada, y se disfruta más conduciendo entre 80 y 100 km/h sin necesidad de exprimir sus prestaciones.

Se vende con motor monocilíndrico refrigerado por aire y alimentado por un sistema de inyección electrónica Delphi que le entrega 27,6 caballos a 7.000 revoluciones por minuto. ¿Su precio? 8.995 euros.