Australia ha sido este fin de semana el escenario de una singular carrera de coches. Se trata de una competición de coches solares. La única regla: que la propulsión de los vehículos sea mediante energía solar.

Y es que 38 de estos peculiares vehículos atravesarán estos días el desierto australiano. Recorrerán alrededor de tres mil kilómetros, con una velocidad máxima de 100 kilómetros por hora.

Inclemencias temporales

Los concursantes se enfrentarán a diversas inclemencias temporales como a temperaturas de más de 50 grados, fuertes ventiscas o problemas como las nubes que pueden afectar al rendimiento del vehículo.

38 de estos peculiares vehículos atravesarán estos días el desierto australian

Obviamente solamente se corre durante el día, y por la noche se hacen campamentos con los vehículos de ayuda y soporte.

En la carrera también hay categorías especiales para vehículos híbridos, ya sean eléctricos o con etanol.