Sony dice que copiar música es delito aunque pagues por las canciones
Cajas de discos compactos apiladas. MULAD

Un jurado de Minesota (EEUU) ha multado con 222.000 dólares (156.000 euros) a una mujer por compartir 24 canciones en la red, tras una demanda presentada por la industria discográfica, informa en su edición digital el diario Duluth News Tribune.

La demanda no pretende obtener dinero, sino enviar un mensaje a la población

El periódico de Minesota señala que el abogado de las firmas discográficas norteamericanas
Richard Gabriel aseguró que la demanda no pretende obtener dinero para sus clientes "sino enviar un mensaje" a la población.

Según el fallo del jurado, Jammie Thomas, una madre soltera de 30 años con dos hijos, vulneró los derechos de autor al compartir en el sitio web KaZaa 24 canciones en archivos digitales .

Los demandantes, las discográficas

Los demandantes, Capitol Records Inc., Sony BMG Music Entertainment, Arista Records LLC, Interscope Records, Warner Bros. Records y UMG Recordings recurrieron a su empresa "antipiratería" Safe Net, que encontró en el citado sitio web un usuario con el alias tereastarr que disponía el 21 de febrero de 2005 en su ordenador de 1.702 canciones para que otros usuarios pudieran descargar.

Sin embargo, la demanda interpuesta solo hace referencia a 24 canciones que colgó Thomas y que son propiedad de grandes discográficas.

Según el rotativo, Safe Net descargó archivos cuyos derechos de autor correspondían a las gigantes de la industria discográfica norteamericana.

El abogado declaró a los periodistas concentrados ante la sede del tribunal que "lo que más apreciamos en este caso ha sido la oportunidad de poner claramente los hechos y pruebas que hemos recogido".

Hay 26.000 demandas interpuestas contra particulares por piratería musical
Añadió que la condena envía "el mensaje, espero, de que descargar y distribuir nuestras grabaciones con derechos de autor no está bien".

Según los abogados de la industria discográfica la "piratería musical" les ha causado miles de millones de dólares en pérdidas.

En Estados Unidos, la Asociación de la Industria de Grabación ha presentado al menos 26.000 demandas contra particulares a quienes acusa de vulnerar derechos de autor por descargar o compartir archivos digitales.

Según la decisión del jurado, cuyos miembros rechazaron hacer declaraciones al Duluth News Tribune, Thomas deberá pagar 9.250 dólares (6.600 euros) por cada una de las 24 canciones que compartió en la red.

El de Thomas es el primer juicio que se celebra por un delito de descarga ilegal de música.