El robot Spencer de KLM
Spencer guía a los clientes hasta su puerta de embarque, escanea los billetes de los viajeros y avanza automáticamente de manera que estos lo siguen. KLM

Tres años se han necesitado para construir y programar este robot. SPENCER, un proyecto europeo en el que se han invertido 4.274.181 euros de presupuesto, sirve para guiar a los clientes en el aeropuerto, escanea las tarjetas de embarque de los viajeros y avanza automáticamente de manera que estos lo sigan.

SPENCER va ajustando su velocidad a la del grupo que va guiando, además esquiva todos los obstáculos que se pueda encontrar en su camino -así los reconoce- e informa en todo momento a los pasajeros de la distancia que queda para llegar a su puerta de embarque. Una pantalla integrada en su cuerpo informa del momento de la llegada.

"Diariamente muchos pasajeros pierden su vuelo de conexión debido a retrasos por la barrera del idioma o porque se pierden en el camino hacia su embarque. KLM busca la manera de facilitar y agilizar este proceso, teniendo en cuenta que un 70% de clientes hacen trasbordo en Schiphol (Amsterdam)", ha declarado René de Groot, el director de operaciones de KLM.

El robot Spencer junto a una máquina limpia suelos

Spencer es el primer robot con "conciencia social que presta servicio en un aeropuerto", según KLM. Este robot puede hacer frente a situaciones sociales entre las personas; puede "ver" y analizar a las personas cercanas con sus sensores, indica la compañía. Además razona sobre los posibles vínculos sociales entre ellas para determinar si son una familia o un grupo. También aprende, se ajusta a las normas sociales y actúa de una forma "humanamente" amigable. 

Guiar a las personas en un aeropuerto es un reto, ya que se trata de un entorno en el que interactúan muchas personas bajo la presión del tiempo. "Estamos evaluando de qué manera la automatización se puede incorporar a nuestros procesos en diversas áreas, como un complemento al servicio ofrecido por nuestro personal de aeropuerto que, a su vez, dispondrá de más tiempo para ayudar a los pasajeros con necesidades más exigentes", indica KLM.

Spencer interactua con dos humanas en el aeropuerto

Características de SPENCER

  • Mide 193 cm de altura.
  • Pesa 250 kg.
  • Se mueve a una velocidad de 1,8 metros por segundo.
  • Su velocidad en el aeropuerto está limitada a 1,3 m/s.
  • Sensores: Tiene dos escáneres láser de 2D, un escáner láser de 3D, dos cámaras para reconocer el entorno y cuatro cámaras que le ayudan a distinguir la profundidad de campo.
  • Interacción: la cabeza realiza dos movimientos (cabeceo arriba y abajo, y guiñada), pantalla táctil de 17 pulgadas, lector de pasaporte y tarjeta de embarque, y altavoces.
  • Lenguaje: Viene preinstalado el inglés, pero, según la compañía, son fáciles de instalar los otros idiomas.
  • Locomoción: dos ruedas (differential drive kinematics).
  • Carga de pago: tiene hueco para llevar dos equipajes de mano.

Más información sobre SPENCER.