Malta
La Valetta. FLICKR/Julien Lozelli

Malta es un destino turístico ya habitual en la oferta de verano. Y sin embargo, pocos son los libros, ya no los catálogos de vacaciones, que cuentan los muchos siglos de historia común entre España y Malta. Pero la huella española está presente en esta isla del Mediterráneo a través de la cultura, monumentos e historia distribuidos por todo el archipiélago. Son las señales que dejó la Corona Aragonesa en una de las islas más populares del mediterráneo.

La corona de Aragón y la Orden de San Juan junto con caballeros y grandes maestres de la península ibérica pasaron, vivieron y dejaron su herencia en las islas maltesas durante muchos años. La corona aragonesa estuvo presente en las islas un total de 248 años. La primera vez que se habla de españoles en tierras maltesas es en 1283 tras una batalla naval entre aragoneses y franceses, en las aguas de la bahía de Malta, con victoria española permitiendo a cerca de 400 catalanes quedarse en el archipiélago.

El 8 de septiembre es el gran día de Malta, no solo por la celebración de su independencia, sino que también se conmemora la fecha de "la victoria de la espada y la daga de valor" en la que se consiguió detener el ataque de los otomanos en 1565. En agradecimiento a este éxito Felipe II regaló una espada de acero toledano engarzado en oro y pedrería con un grabado que decía "más que el mismo valor vale Valletta".

Otra tradición, quizás la más conocida, vinculando ambos países, es la del famoso 'Halcón Maltés'. El 23 de marzo de 1530, el Emperador Carlos V cede la soberanía de la isla de Malta a la Orden de San Juan de Jerusalén (Orden de Malta) a perpetuidad, junto a los enclaves de Gozo y Trípoli, a condición de que anualmente le entregaran como tributo un halcón maltés, y que cumplan su religión y sus ideales.

Carlos V cedió la soberanía a la Orden de Malta a cambio de entregar un halcón maltés cada añoEntre los monumentos destacados y con relación con España destacan una iglesia dedicada a Nuestra Señora de Sarriá. Situada en el barrio de Balzunetta, uno de los más populares de la isla en la localidad de Floriana, se dice que el origen del nombre del barrio es 'La Barceloneta'. El Albergue de Castilla, emblema de Valletta y sede del actual primer ministro de Malta, es el equivalente al Palacio de la Moncloa. Es un edificio de mediados del siglo XVIII de estilo barroco y con un gran patio interior.

El Albergue de Aragón es el más pequeño de los albergues con un gran pórtico frontal del siglo XIX en la entrada a la actual sede del Ministerio del Interior maltés. La casa de Cataluña es uno de los edificios más fácilmente identificables de la capital por estar justo al lado de la iglesia anglicana de San Pablo, así como la Iglesias de la Virgen del Pilar y Santiago situadas junto a los albergues.

Para finalizar se pueden localizar las capillas de Aragón y Castilla en la Concatedral de San Juan en Valletta y la tumba del Gran Maestre Perellós. Dos capillas dedicadas a España con una intensa decoración barroca. San Jorge de Mattia Preti y Santiago presiden sendas capillas. Uno de los mejores sepulcros de los caballeros de Malta, es el del Gran Maestre Perellós, que también se encuentra en la Concatedral de San Juan. Su tamaño y diseño hacen que sea una de las joyas del templo.