La Selección Española de Hockey en Silla de Ruedas Eléctrica (HSRE) se prepara para la cuarta edición del campeonato europeo que se celebrará en la localidad de Rijp en Holanda, entre el 11 y el 18 de julio de 2016.

En el campeonato participan ocho países. El equipo español competirá en el grupo A contra Holanda (campeona de Europa y anfitriona del Europeo), Alemania y Suiza. El grupo B está formado por Bélgica (actual subcampeona de Europa), Dinamarca, Finlandia e Italia.

La seleccionadora del Equipo Nacional, María López Pozuelo (segundo 14 del vídeo de la noticia), afirma que "la selección española se enfrenta a un gran reto", pero está convencida de que "el equipo hará un gran papel en el Europeo".

En España solo existe un campeonato por Comunidades Autónomas y otro Campeonato de España por ClubesPor su parte, Edgar Fernández, coordinador nacional de HSRE de la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física (FEDDF), destaca la importancia de "impulsar esta disciplina en España". Asegura que "prácticamente todos los países participantes tienen dos ligas nacionales de unos ocho equipos por liga (primera y segunda división). Sin embargo, en España no hay una liga nacional, solo está el Campeonato de España por Comunidades Autónomas y el Campeonato de España por Clubes". 

Sillas que ruedan a 15 km/h

En este deporte se utilizan sillas especialmente diseñadas para jugar al hockey que pueden alcanzar una velocidad máxima de 15 km/h. Las sillas llevan complementos para la corrección postural, cinturones y otras medidas de seguridad para que el jugador no caiga al suelo.

"Uno de los principales inconvenientes de este deporte", según Edgar Fernández, "es el elevado coste del material. Dentro de la selección nacional existen deportistas que han decidido invertir en una silla deportiva de alto rendimiento, habitualmente la Turbo Twist que está valorada entre los 12.000 € y 16.000 € según el modelo o proveedor".

Los deportistas utilizan dos sillas de ruedas diferentes: una silla para el día a día y una silla específica de competición. "Aquellos jugadores que no pueden permitirse tal inversión tienen la opción de competir con la misma silla que utilizan en su vida diaria, las cuales tienen menores prestaciones", asegura el coordinador nacional.

Discapacidad mínima para jugar

El HSRE es un deporte que se diferencia, con respecto al hockey sobre patines, en que los jugadores se desplazan en el campo sobre sillas de ruedas eléctricas, ya que "está pensado especialmente para personas que tienen una discapacidad física desde el 33% hasta el 90% aproximadamente", explica a 20minutos.es el coordinador nacional de HSRE.

Edgar Fernández comenta que "los perfiles más habituales son los de personas con parálisis cerebrales, enfermedades neuromusculares, poliomielitis, postpoliomielitis y distrofias musculares".

Cada equipo está formado por cinco jugadores, dos de ellos obligatoriamente deben manejar la pelota por medio de un T-stick (stick en forma de T unido al reposapiés de la silla) y los otros tres juegan con un stick de mano. 

"Según la discapacidad, en función de si es más o menos limitante, los deportistas tienen una puntuación de juego que oscila entre 1 punto (afectación más elevada) y 4 puntos. La normativa establece que, de los 5 deportistas que hay en pista, el portero siempre tiene que ser el de puntuación 1 y que el total de 5 jugadores no puede llegar a sumar más de 11 puntos", comenta Fernández. Los partidos se desarrollan en dos tiempos de 20 minutos cada uno, con un descanso de 10 minutos.

¿Cómo se consolidó el HSRE?

El HSRE nació a principios de los años 70 cuando varios colegios para personas con discapacidad de diferentes países comenzaron a dar clases de deportes. Se decidieron por el hockey al poder reducir el peso tanto del stick como el de la bola, lo que facilitaba su uso por personas con una movilidad y fuerza muscular muy reducida.    

En 1978 y en 1979 se realizaron las primeras exhibiciones piloto en Holanda. Las primeras competiciones en este país se celebraron en 1981. En España comienza a ser una realidad en 1995, de la mano de Francesc Corominas en Barcelona, quien junto a ocho jóvenes formaron un equipo que denominaron BCN Crackers y que dos años más tarde dio origen al primer club que adoptó este mismo nombre.

En abril de 2002 se crea el ICEWH (International Committee of Electric Wheelchair Hockey) al que pertenecen 14 países de todos los continentes salvo Asia. Este organismo internacional se encarga de la expansión, regulación y tecnificación de esta disciplina. Toda la información correspondiente al trabajo que desempeña el organismo se encuentra en su página web (en proceso de actualización).

Con el transcurrir de los años en España han ido desapareciendo equipos y formándose nuevos hasta consolidarse los siete que están activos en todo el territorio nacional: Club Patín Alcobendas, Club HSRE Magerit, CDM Hockey San Rafael, ADB Barberá, Levante UD Masclet, Comkedem y Dracs Guttmann. De estos siete equipos se han seleccionado a diez jugadores para formar parte del equipo que representará a España en Holanda.

En España, la Comisión Nacional de HSRE organiza jornadas de promoción de esta disciplina. La próxima se llevará a cabo el 7 mayo en Zaragoza, en donde se darán charlas y exhibiciones del deporte. El objetivo de la comisión es animar a clubes convencionales de hockey a crear una sección adaptada e incentivar a gente interesada en crear nuevos clubes.