Mercedes-Benz ha presentado una versión renovada de su berlina Clase E.
El nuevo Clase E de 2016 actualiza el último modelo de la firma alemana en esta gama, que databa de 2013. KM77.COM

El nuevo Mercedes-Benz Clase E mide casi 5 metros de longitud, un tamaño reservado hasta hace poco para las mayores berlinas de cada marca. De momento, la firma alemana ha presentado únicamente la carrocería más utilizada en este tipo de coches, la habitual de tres volúmenes y cuatro puertas, con maletero separado. En otoño de este año se pondrá a la venta la carrocería familiar (ranchera) y en 2017 las versiones cupé y descapotable. El precio de partida del Mercedes-Benz Clase E es de 48.500 € (Listado de precios de toda la gama disponible)

Además de los motores diésel y gasolina actuales, en otoño se pondrá a la venta en España una versión híbrida enchufable, que tendrá una autonomía de 30 kilómetros con energía eléctrica y permitirá circular por dentro de las ciudades sin expulsar gases de escape. Hemos conducido brevemente esta versión y resulta destacable por la suavidad de funcionamiento en todas las situaciones.

Las tres versiones disponibles en la actualidad se venden con cambio automático. Se trata de una caja de 9 relaciones, demasiadas para un cambio manual porque obligaría al conductor a atar su mano a la palanca de cambios. Sin embargo, en una caja automática, permite elegir en todo momento un régimen de giro del motor cercano al óptimo sin esfuerzo del conductor.

Conducción autónoma

El Mercedes-Benz Clase E es el coche del mercado que ofrece más sistemas de ayuda a la conducción, algunos de los cuales ayudan a entender lo cerca que tenemos ya la conducción autónoma. El más novedoso de todos es el denominado Drive Pilot que es capaz de evitar la salida de la calzada sin la necesidad de que existan líneas de carril. Nunca hasta ahora un coche fabricado en serie ha sido capaz de guiarse por una carretera sin la ayuda de las líneas de carril.

Hace ya muchos años que existen sistemas que mantienen los coches dentro del carril pintado y que los volantes giran o ayudan al conductor a girar para que el coche no se desvíe. La novedad de este Clase E es que es capaz de distinguir los límites de la carretera sin necesidad de que haya líneas pintadas, ya que Mercedes-Benz asegura que el Clase E se guía por la posición de los vehículos circundantes y también por las estructuras paralelas a la carreteras, como los guardarraíles, señales y otros elementos situados en el borde del asfalto. Este sistema funciona hasta los 130 km/h de velocidad.