El 75% de las personas que tienen teléfono móvil (tres de cada cuatro) se consideran dependientes de él, según un estudio realizado por la empresa CPP sobre los usos que los españoles hacen de sus celulares.

La compañía, que se dedica a los servicios de asistencia y protección de tarjetas, destaca que si sumáramos las horas que hablamos por teléfono móvil nos saldría casi un año de nuestra vida laboral, y en el caso de las mujeres, todavía más. Ellas superan a los hombres en casi dos meses de conversaciones.

Excusas para no responder

En cuanto a las agendas, se suelen tener unos 40 contactos guardados pero sólo se llegan a utilizar habitualmente unos 10 de ellos. El resto de contactos suele pertenecer a llamadas que se evitan.

La falta de batería o cobertura es la excusa más utilizada para no responder una llamada

No en vano hasta un 68% de los encuestados admite que ha inventado alguna excusa para deshacerse de una. Según dicho estudio, más de una cuarta parte confiesa que la falta de batería o cobertura es la excusa más utilizada, mientras que el llegar tarde a una cita de trabajo o el estar conduciendo también destacan con un 12% del global.

Las madres son las que sufren más estas pequeñas mentiras, aunque esto no es lo habitual, ya que el 84% asegura que directamente ignora completamente el teléfono si no quiere hablar con quien hace la llamada.

Las parejas hablan más

Según el estudio de CCP, que ha tomado como referencia a 3.000 de sus clientes, la media de llamadas más largas suele alcanzar los 48 minutos, y las parejas suelen ser los interlocutores con los que mantienen las conversaciones más largas.

En el lado opuesto, un 25% de los encuestados reconoce que responde a sus llamadas mientras está en el baño, y uno de cada cinco mientras está en la ducha. Un 3% admitió haber descolgado mientras mantenía relaciones sexuales.