Una herramienta de traducción ha realizado un "experimento culinario" para comparar sus traducciones con las del gigante tecnológico Google.

El nombre elegido para el reto ha sido el de "Prueba la traducción"

La idea, reflejada en un vídeo de Elan Languages, consiste en realizar una misma receta siguiendo las instrucciones, traducida de su idioma original al inglés.

El plato elegido fue un tartar de salmón, al menos en origen, porque siguiendo la traducción de Google habría que "violar las espinacas, descartar las raices cortando un montón de monedas, mezclar las espinacas con arroz espolvoreado de folletos de propaganda y añadir el salmón, cortado en cubos y virutas ".

La última parte de la traducción, algo así como "caballo de fuerza se cernía aún más el fruto de tomate", fue interpretado por el chef encargado de la receta como unos animalitos de plástico para culminar el plato.

Varios voluntarios tuvieron que probar los resultados, llevándose una desagradable sorpresa.