El Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado una ley que impone penas específicas por el uso fraudulento de los programas espía (spyware) pero no impondrá nuevos requerimientos a los productores de programas informáticos.

La Cámara aprobó una ley que prevé hasta cinco años de cárcel para aquellos que utilicen los programas de espionaje para cometer fraude, pero no llega a cumplir todas las peticiones de regulación de algunos de los legisladores.

"Apunta a las peores formas de spyware sin oprimir excesivamente a la innovación tecnológica", dijo el representante demócrata Zoe Lofgren de California, principal patrocinador de la ley.

Los spyware se han convertido en el mayor dolor de cabeza de los usuarios de ordenadores. Pueden introducirse en los ordenadores por un virus o a través de juegos descargados o de otros programas gratuitos de internet.

Los programas espías pueden disminuir la potencia del ordenador, romperlos o sepultar a los usuarios bajo miles de anuncios no deseados.

Los artistas de la estafa pueden utilizarlos para obtener claves secretas, números de cuenta y otros datos personales.

La ley aprobada por la Cámara está apoyada por la industria informática. La medida omite cláusulas que exigirían a los distribuidores y anunciantes de software a notificar de forma clara y obtener el consentimiento explícito de los consumidores antes de que los programas puedan descargarse en un ordenador.

Lofgren dijo que este tipo de requisitos podría dañar la innovación y la inversión en tecnología.

"Centrarse en los malos y en los comportamientos criminales es preferible que hacer una aproximación que criminalice la tecnología o imponga requisitos de avisos o consentimiento", dijo Lofgren.