La popular aplicación móvil Whatsapp ha incorporado en su última versión el doble tick de color azul que indica si alguien ha leído un mensaje recibido —que ya funcionaba en los mensajes de voz—. De esta forma, las dos "palomitas" o "tildes" certifican ahora si la persona al otro lado de nuestra conversación nos hace caso o no, algo que no ha caído demasiado bien entre los usuarios.

Hashtag #docblecheckazul en Trendsmap.

La comprobación es sencilla. Enviamos un mensaje con la aplicación y seguimos con atención el proceso siguiente: un tick gris, entregado al servidor; dos ticks grises, entregado al dispositivo de la otra persona; dos ticks azules, lo ha leído. En los grupos solo se verá el check azul cuando todos los participantes hayan leído el mensaje.

Pero hay más, porque si uno pincha de forma prolongada sobre el mensaje que ha enviado y luego accede al apartado "info", se puede saber a qué hora concreta se ha recibido el mensaje en el otro teléfono y a qué hora se la leído. En los grupos, se puede ver por separado quién y cuándo ha leído los mensajes (o no). El control es exhaustivo.

Las redes sociales se han llenado este jueves de críticas y chistes sobre el tema. El hashtag #DobleCheckAzul se ha convertido en trending topic en Twitter y los memes no han dejado de circular durante todo el día en Facebook. Las rupturas amorosas y las defensas a ultranza del derecho a no contestar han sido algunos de los hits.



Hasta ahora los usuarios podían modificar la privacidad de sus cuentas, más o menos, ocultando su estado, foto de perfil y última hora de conexión a Whatsapp. Si alguien observa por casualidad que otro está "en línea", de hecho, no significa que esté leyendo sus mensajes. Las palomitas hacen de chivatos sin que haya manera de disimularlo.  

Whatsapp cuenta en su web con un montón de explicaciones para que los usuarios entiendan por qué no ha podido llegar uno de sus mensajes a su amigo, novio o amigovio. Si solo vemos un tick gris puede que el otro u otra tenga el móvil apagado, que no tenga conexión a Internet o, atención, que te haya bloqueado. Un nuevo drama comunicativo.

La aplicación, sin embargo, quiere contentar a sus clientes: "(...) puede que el contacto te haya bloqueado, pero no es una conclusión absoluta. Hemos diseñado esto de manera ambigua para proteger tu privacidad si decides bloquear a un contacto. No podemos confirmar si alguien te ha bloqueado o no, porque sería una violación a la privacidad".  

El doble check azul no funciona si la contraparte no ha actualizado su versión de Whatsapp. Y, en cualquier caso, nunca supondrá al 100% que ha leído en todos sus términos el mensaje enviado. Bien lo sabrán los usuarios de servicios como MailTrak, que permite ver ticks como los de WhatsApp en los correos electrónicos de Gmail. Es ahí donde entran las #ExcusasparaWhatsapp, según Gonzoo.

Hay quien ya ha encontrado resquicios para esta nueva opción, como se puede leer el el blog Xataka: proponen la lectura indirecta de los mensajes desde las notificaciones, las notificaciones emergentes o bien activando el modo avión del teléfono móvil. Demasiado trabajo, quizá, para las decenas de conversaciones abiertas en cada teléfono de los 500 millones de usuarios que tiene Whatsapp en el mundo.