El fabricante de ordenadores Dell ha afirmado que ha vuelto a ofrecer ordenadores cargados con la versión anterior de Windows, la XP, en lugar de Vista, a petición de sus clientes.

Microsoft lanzó Windows Vista en enero y desde entonces la mayor parte de los fabricantes y ensambladores ofrecen sus sistemas con Windows Vista de serie en lugar de XP.

No obstante, Dell ha informado que son los propios clientes los que le piden que el ordenador incluya XP, por lo que la compañía ha tenido que dar un paso atrás y volver a ofrecer el sistema anterior.

Dell tiene en marcha un programa llamado IdeaStorm en el que pide las opiniones a sus usuarios y, según dijo la empresa, "los hemos oído fuerte y claro sobre la opción de traer Windows XP de vuelta".

El fabricante informático dijo que añadirá las versiones Home y Professional a cuatro modelos de portátiles Inspiron y dos ordenadores de mesa modelo Dimension.

Según los analistas, este tipo de decisiones no dejan en muy buen lugar a Windows Vista.

"Que haya todavía demanda (por XP) habla de la poca habilidad de Vista para conectar con el consumidor", dijo al sitio de tecnología News.com el analista de IDC Richard Shim.

Dell anunció recientemente que se estaba planteando comenzar a vender ordenador con Linux instalado de serie, debido a que habían recibido más de más de 100.000 peticiones de clientes que le solicitaban poner esta medida en práctica.

Aunque aún no ha comenzado a hacerlo, recientemente devolvió el dinero a un usuario que no quería pagar por el sistema operativo Windows que venía preinstalado en su ordenador.