Zamora
Vista panorámica de Zamora. ARCHIVO

Si el viaje nos lleva a Zamora, podremos tener el estómago tranquilo: comeremos muy bien y beberemos mejor. De entrada, unas tapas. Las más habituales son las mollejas, las cachuelas, callos, morros, los pinchos morunos y el dos y pingada, o lo que es lo mismo, dos huevos fritos con dos lonchas de jamón pasados por la sartén.

De la barra a la mesa, podemos empezar nuestro repaso a la gastronomía de Zamora con las populares sopas de ajo –plato que fue tradicionalmente desayuno en la mayoría de los pueblos–. Otro plato fundamental es el arroz a la zamorana, elaborado con pata, oreja y morro del cerdo, con ajo, cebolla y mentón. De la huerta zamorana, los garbanzos, los espárragos o los habones de Sanabria. También las setas, como los boletus de los montes, los níscalos de los pinares o las setas de cardo.

La sorpresa son las ancas de rana, bien sean fritas, a la plancha o al ajilloY las carnes, por supuesto. Diversos son los platos que se preparan con carnes de cabrito, como los asados y estofados. También es muy demandado el cerdo, del que se elaboran excelentes embutidos de manera artesanal (chorizos y salchichones, principalmente). Los guisos zamoranos suelen contener carnes de caza como las codornices, palomas, perdices y liebre. También podemos saborear una de sus especialidades: la carne de jabalí con puré de manzanas cocidas.

Es fácil encontrar en Zamora pescado fresco y variado, del que baja de Galicia hacia Madrid, pero también del propio: las truchas de Sanabria y los cangrejos de río. Otro de los platos más populares es el bacalao al ajo arriero, que también se prepara de otras maneras tomando los nombres de 'a la tranca' y 'a lo tío'. La sorpresa son las ancas de rana, bien sean fritas, a la plancha o al ajillo.

El repaso a la gastronomía de Zamora tiene que dar especial reseña de sus vinos. Los caldos de la Denominación de Origen Toro fueron de alta graduación y fuerte carácter. Ahora son vinos de primera calidad sin haber perdido ese rotundo carácter. Como será que hasta Vega Sicilia hace vino en esta comarca. En Toro hay mucho vino hecho y mucho más por hacer.

Un vino pide un queso. La producción de quesos zamoranos tiene una gran relevancia. Los más populares se elaboran con leche de vaca o mezcla de leche de oveja y de vaca. El Queso Zamorano tiene ya su D.O. El toque dulce final lo pueden aportar unos rebojos zamoranos, aceitados, borrachos, empiñonados, el bollo maimón o la tarta del Císter.

Fuente: Guía Repsol. Rutas, mapas, restaurantes … ¡Planifica con nosotros tu viaje!