El gigante estadounidense Google completará en verano su paquete de programas en línea similar al que ofrece el Office de Microsoft con el lanzamiento de un sistema alternativo al PowerPoint que permite crear presentaciones, aseguraron fuentes de la empresa en Londres.

Google ya ofrece en su propio paquete de programas en línea un procesador de textos y otro de hojas de cálculo, muy parecidos en sus características y aplicaciones a los que ofrece la compañía fundada por Bill Gates.

Lo hacemos más por ayudar a la gente que por otra cosa y no hay planes para insertar publicidad

Para el lanzamiento de su propio programa de diapositivas (al que hace unos meses se hacía referencia como Google Presently), Google ha comprado la empresa Tonic Systems, asentada en Estados Unidos y Australia, que se especializa en tecnología para presentaciones y conversión de documentos.

La compañía asegura que no habrá publicidad en los programas en línea, que permiten usar un documento a 25 usuarios al mismo tiempo, de modo que estos servicios no le reportarán "ningún ingreso" de momento.

"Lo hacemos más por ayudar a la gente que por otra cosa y no hay planes para insertar publicidad", aseguró la fuente.

El fundador y consejero delegado de Google, Eric Schmidt, dijo el martes en una conferencia en San Francisco que con su paquete no intentan quitarle clientes a Microsoft, que hizo con sus programas de Office un tercio de sus beneficios anuales en el 2006, según el diario Financial Times.

"Ésta es una forma distinta de compartir información", dijo Schmidt, quien agregó: "Estoy seguro de que Microsoft tendrá una respuesta".

Google y el doble click

Por otra parte, el joven empresario negó ayer las acusaciones de varias compañías estadounidenses, entre ellas Microsoft, sobre los posibles problemas de competencia que acarreará la compra de la compañía de publicidad por Internet DoubleClick.

El buscador más usado del mundo anunció el viernes pasado la compra de DoubleClick por 3.100 millones de dólares (unos 2.280 millones de euros), lo que la convierte en la adquisición más cara de su historia.

Eric Schmidt dijo que podrían hacer concesiones como dejar los datos de Google y DoubleClick por separado para calmar las preocupaciones.