Cinco tesoros fundamentales para empezar una visita a Ávila

  • La Muralla es el recinto amurallado urbano mejor conservado del mundo.
  • La Basílica de San Vicente es uno de los mejores ejemplos de románico en Ávila.
  • El Monasterio de Santo Tomás es uno de los monumentos más emblemáticos.
Imagen de la muralla de Ávila rodeada de nieve.
Imagen de la muralla de Ávila rodeada de nieve.
ARCHIVO

Ávila es la capital de provincia más alta de España –se eleva a 1.182 metros, en un promontorio rocoso, privilegiado observador de la ribera del río Adaja–. Conjunto Histórico-Artístico, Ávila está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1985.

Hay mucho que ver en Ávila, pero si es nuestra primera visita, hay cinco tesoros que no podemos dejar de ver.

La Muralla

Con un perímetro de más de 2.500 metros con casi 90 torreones, se considera el recinto amurallado urbano mejor conservado del mundo. Se acepta como su fecha de origen el 3 de mayo de 1090. Podemos visitarla con un paseo a su alrededor o desde el adarve, el propio muro.

Catedral del Salvador de Ávila

Su carácter defensivo aporta majestuosidad a esta joya arquitectónica, sin renunciar a una elegante solemnidad. Fue proyectada como templo a la par que fortaleza y su ábside es uno de los cubos de la muralla. Es especialmente destacada su famosa Portada de los Apóstoles.

Basílica de San Vicente

Es uno de los mejores ejemplos de románico en Ávila y comenzó a gestarse en la última década del siglo XV. Su fachada y el entorno donde se ubica son de gran valor artístico. Su interior, de planta de cruz latina con tres naves, y sus pilares de cruz griega. Consta de tres capillas románicas, en sus tres ábsides.

Real Monasterio de Santo Tomás

Este convento dominico de finales del siglo XV está alejado del casco histórico, pero es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Cuenta con tres claustros y está declarado Monumento Nacional. Alberga los museos de Arte oriental y Ciencias naturales.

Hornos postmedievales

Se trata de dos hornos postmedievales de los siglos XV y XVI con varios útiles dedicados a la elaboración de cerámica. El espacio ha sido recuperado y se ha creado en él un centro de interpretación en el que podemos conocer la tradición alfarera de la ciudad.

Fuente: Guía Repsol. Rutas, mapas, restaurantes … ¡Planifica con nosotros tu viaje!

Mostrar comentarios

Códigos Descuento