Apple y su nuevo iOS 7
El consejero delegado de Apple, Tim Cook, durante su ponencia en la conferencia mundial anual de Apple para desarrolladores en San Francisco, California (Estados Unidos), en la que ha presentado el nuevo sistema operativo iOS 7. Monica M. Davey/ EFE

El consejero delegado de Apple, Tim Cook, comenzó esta semana a construir su legado en la empresa al cumplir con su promesa de abrir nuevas líneas de negocio y tranquilizar así a los que dudaban de su capacidad para innovar.

Cook inauguró el martes el que él mismo describió como un "nuevo capítulo" en la historia de Apple con el lanzamiento de un reloj inteligente, un sistema de pagos móvil y los iPhones más grandes en la historia de la compañía.

El reloj inteligente es el primer producto nuevo de Apple desde el lanzamiento del iPad en 2010 y la primera gran apuesta de Cook, que asumió el liderazgo de la compañía con sede en Cupertino (California) en agosto del 2011, pocos meses antes de la muerte del mítico fundador de Apple, Steve Jobs.

"La innovación está en plena forma en Apple. Podemos proclamarlo a los cuatro vientos", dijo Cook en una entrevista publicada el miércoles por el diario The Wall Street Journal.

El ejecutivo de 53 años, original del estado de Alabama (sur de EE UU) y quien todavía mantiene su acento sureño, respondía así a los que lo acusan de ser "el rey de las hojas de cálculo pero no de la innovación", como sostiene Yukari Iwatani Kane en su libro Haunted Empire.

La apuesta de Cook, que combina hardwarde, software y servicios, ha despertado entusiasmo y cautela entre los analistas tecnológicos, que han alabado el potencial de la nueva etapa pero alertado también de los retos.

Busca el triunfo donde otros fracasaron

Entre los desafíos de Apple figura el de ser capaz de convencer a los usuarios de que pagar con el móvil es mejor que con la tarjeta de crédito, algo en lo que fracasaron empresas como Google o eBay.

Sus incondicionales pronostican que saldrá triunfante y redefinirá la categoría de los relojes inteligentes Además, tendrá que lograr que el reloj inteligente, un dispositivo todavía poco extendido con el que se puede desde navegar por Internet hasta vigilar el ritmo cardíaco, se convierta en un producto de masas.

Las ventas de relojes inteligentes y otros dispositivos de vestir alcanzaron los 2,9 millones de unidades en el primer trimestre, según la firma ABI Research, tan solo el 1% de los 300 millones de móviles que se vendieron en el periodo. Apple vendió 43,7 millones de iPhones en el trimestre.

El gigante de Cupertino deberá también convencer a los consumidores de que sigan pagando más por sus iPhones en momentos en los que los precios de los móviles no dejan de caer.

Sus incondicionales pronostican que saldrá triunfante y redefinirá la categoría de los relojes inteligentes, como lo hizo ya en su día con los móviles y las tabletas. "Creo que Apple es la única compañía con una visión del diseño y la tecnología y la base de fans necesarios para lograr que los relojes inteligentes se conviertan en productos de masas. Eso es exactamente lo que hizo Apple con todas sus revoluciones", aseguró el columnista Mike Elgan en la revista Computer World.

La competencia reconoce que la entrada de Apple en el segmento de la tecnología para vestir ha generado un entusiasmo sin precedentes, pese a que compañías como Motorola, Samsung o LG tienen ya relojes inteligentes a la venta. "El que Apple haya entrado en este mercado ha generado mucho entusiasmo sobre este segmento y lo ha validado", dijo Jeff Chang, gerente de división de informática de Google.

Apple se rinde a los teléfonos grandes

En lo que sí parece haber consenso es en que la decisión de sacar a la venta dos nuevos iPhones con pantallas más grandes fue la correcta. Apple se había resistido a producir teléfonos grandes, a los que Steve Jobs solía llamar 'Hummers', en referencia a los enormes todoterreno de esa marca.

Pero la Apple de Tim Cook se ha rendido ante la evidencia y pondrá este mes a la venta su nueva camada de iPhones 6, que promociona como "los mejores teléfonos de la historia",  en la que el periodista Walter Mossberg describe, irónicamente, como un reflejo de la "humildad que caracteriza" al titán de Cupertino.

Influyentes medios estadounidenses como el diario The New York Times han dado la bienvenida a las decisiones de Cook. "La vieja Apple está de vuelta y es más capaz que nunca", aseguró el Times tras la presentación del martes.

Cook, que se sentó sonriente en una silla de cuero tras anunciar el martes los nuevos productos de Apple, parece satisfecho de haber puesto finalmente su sello en la firma que heredó de Jobs. "El ser un gran innovador requiere vincular la visión con la ejecución. Steve fue un visionario increíble y se aseguró de rodearse de gente que podía ejecutar", dijo el biógrafo de Jobs, Walter Isaacson, al diario USA Today.

Cook, dice Isaacson, es "un genio de la ejecución y en los próximos tres años tendrá que demostrar que él y su equipo pueden ofrecer nuevas visiones rompedoras".