La cuenta oficial en Twitter del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha visto incrementado en unos 60.000 (concretamente, 59.447) su número de seguidores en las últimas 24 horas, según la herramienta Twitter Counter. Este llamativo apoyo masivo tiene como protagonistas a perfiles de baja calidad, es decir, a perfiles falsos o, como se les suele llamar, bots.

Los últimos en llegar hablan árabe, han escrito previamente apenas una decena de tuits, muestran enlaces a cuentas de otras redes sociales que no existen (como el de la imagen) y, además, de forma descarada, publicitan la compra de seguidores en Twitter.

Cuenta de Twitter falsa.

El equipo de redes sociales de Mariano Rajoy ya ha empezado a trabajar: en la mañana de este viernes, en menos de dos horas, la cuenta ha perdido unos 18.000 followers, también de golpe. Ya por a primera hora de la tarde, la cuenta llegaba a 551.300 seguidores. Poco antes, anunciaban que estaban intentando "averiguar quién está detrás de esta extraña campaña" y daban la "bienvenida" a la cuenta a "la gente real" con el hashtag #NoBots.



No es la primera vez que Rajoy se enfrenta a un episodio con perfiles falsos. "De los perfiles que tiene Rajoy, recomiendo que no se fíen de ninguno, porque casi todos están hechos por sus enemigos", decía allá por 2009 el vicesecretario de Comunicación del partido, Esteban González Pons, explicando sus problemas con Facebook y las suplantaciones.

Según la herramienta Status People, la cuenta de Rajoy tiene un 2% de seguidores falsos y un 39% de seguidores inactivos; según TwitterAudit, la cifra de seguidores falsos rondaría los 160.000. Cualquier usuario puede comprobar con herramientas como esas cuántos seguidores falsos tiene en su cuenta de Twitter.

La primera reacción cuando una cuenta sube en número de followers de repente es pensar que los ha comprado, algo muy sencillo hoy día en la Red. Pero, según explica a 20minutos Jose Ramón Lozano, director de la agencia Teseo Comunicación, "no tiene sentido que él mismo haga eso". "Cualquier persona", apunta, puede comprar followers para cualquier cuenta y "es muy difícil" rastrear quién ha sido. Ellos mismos afrontaron una crisis de social media similar con uno de sus clientes hace muy poco, en ese caso con robots rusos.

Lozano apunta a una "campaña de desprestigio" y asegura que este tipo de actuaciones están a la orden del día. El especialista en marketing online y comercio electrónico Miguel Ángel Acera relató el año pasado en su blog su experiencia comprando followers falsos para una cuenta con un post titulado "Cómo atacar a la competencia enviándole followers falsos en Twitter".

No tiene sentido que él mismo haga esoEn el caso de Rajoy también podría tratarse de un favor mal entendido (algunos usuarios en Twitter, incluyendo a miembros del partido aludido, apuntaban a una carrera virtual en followers con el líder de Podemos, Pablo Iglesias) del algún simpatizante.

Se pueden comprar followers falsos para Twitter y otras redes sociales en varias páginas web o a través de agencias de comunicación. Algunas ofrecen, a precio muy asequible, paquetes de seguidores que pueden ir desde los robots más simples hasta los seguidores que llaman "de calidad".

Uno de los nuevos seguidores de Rajoy sigue también al CEO de howdoigetfollowers.net, web en la que por menos de 30 dólares uno se puede hacer con nuevos followers sin tener, ni siquiera, que dar una contraseña de Twitter. "Con la de papeles que hay que rellenar y lo costoso que es verificar una cuenta", apunta Lozano, "no puede ser que pase esto".  Asegura que el problema está "en la propia herramienta", no en quien compra o en la víctima de un posible ataque.

Evolución de la cuenta de Twitter de Rajoy.

En cualquier caso, conviene usar "todas las vías" para intentar arreglar el problema al entrar en juego un problema evidente de credibilidad en Internet con un añadido, en este caso, de imagen política. Así, se puede hacer uso de herramientas que detectan y eliminan los perfiles falsos o, directamente, hablar con Twitter para que "sean conscientes" de lo que ocurre e intenten determinar qué ha podido pasar y quién es el responsable.

20minutos se ha puesto en contacto con Twitter España para recabar su versión sobre el tema, pero desde la red social manifiestan que no hacen comentarios sobre cuentas individuales "por razones de privacidad"; también se ha intentado obtener, sin éxito, el testimonio del equipo de redes sociales del presidente del Gobierno.

La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros que dicho equipo ha pedido a Twitter "que lo investigue" y que se trata de "una cuestión ajena".