Las páginas de internet en las que se comparten vídeos, como YouTube, tienen la "obligación moral" de obstaculizar los intentos de los alumnos maltratadores de mostrar sus clips en los que abusan de compañeros y profesores, según anunciará el Gobierno británico.

El Ministro de Educación, Alan Johnson, ha apremiado a los operadores de estas web que hagan más esfuerzos para eliminar los vídeos filmados por alumnos con sus teléfonos móviles en los que humillan o se burlan del personal de los centros educativos.

"El acoso online a los profesores está causando que algunos consideren la posibilidad de dejar su profesión debido a las difamaciones y humillaciones que se ven obligados a sufrir", declarará el ministro en un discurso, según los extractos que difundió la BBC.

"Estamos hablando de grandes empresas. Tienen una responsabilidad social y la obligación moral de actuar".

Uno de los vídeos que se han visto en YouTube muestra las imágenes de un alumno que va hacia el profesor, que está ante la pizarra, y le baja los pantalones, lo que provoca un estallido de risas del resto de los estudiantes.

Otro, llamado "profesor loco gordo y bastardo que no le gusta a nadie", muestra a un maestro que golpea la mesa con el puño y grita repetidamente "¡dejad de hablar!" a la clase.

Otras páginas permiten a los alumnos escribir comentarios calumniosos sobre sus profesores o publicar fotografías embarazosas de ellos, afirman los sindicatos.

Se cree que el ministro va a anunciar nuevos poderes para los profesores para que puedan confiscar los teléfonos móviles y reproductores de música digital, que pueden ser utilizados para grabarles.

Chris Keates, director del sindicato Nasuwt, dijo que los profesores que han confiscado móviles de sus alumnos han sido acusados de violar los derechos humanos de los niños.

"Por muy ridículo que parezca, estos instrumentos se han utilizado en las aulas para perpetrar los incidentes más espantosos y abusos a los profesores", declaró a la radio de la BBC. "Solo ahora los profesores pueden confiscarlos sin ser perseguidos por ello".

Alrededor del 17% de los maestros ha padecido maltratos vía correo electrónico, mensajes de texto o un uso malicioso de páginas web o de chats en Internet, según una encuesta dada a conocer este año.