El buscador de internet Google pretende adoptar una nueva política de retención de datos que hará más difícil relacionar a los usuarios con los términos de sus búsquedas.

El plan, que la compañía anunció el miércoles, supone retener durante menos tiempo la información sobre las búsquedas que realizan sus usuarios, una información que podría usarse en investigaciones judiciales o para vender productos, entre otras cosas.

El buscador, que hasta ahora mantenía estos datos de forma indefinida, eliminará de sus servidores aquella información que pueda servir para identificar a sus usuarios cada 18 o 24 meses.

Las autoridades judiciales, no obstante, podrían revisar las bases de datos antes de esta purga, o forzar a la compañía a que guarde datos pasado ese periodo de tiempo.

Se trata de la primera vez que Google informa públicamente de cuánto tiempo guarda una información muy valiosa, ya que revela los hábitos online de millones de personas en todo el mundo.

Google cumplirá así con una propuesta de ley de EEUU y con la legislación de otros países que establece que los sitios de internet han de mantener información sobre sus usuarios durante un máximo de dos años en caso de que se necesite para pesquisas legales.

Google desobedece

A principios de 2006, el Departamento de Justicia de EEUU pidió a Google, Microsoft, Yahoo y America Online (AOL) que entregaran bases de datos con millones de registros de las búsquedas de sus usuarios.

Google fue la única empresa en negarse a cumplir una orden que suponía revelar las búsquedas de una muestra, al azar, de un millón de direcciones de internet así como un millón de búsquedas a lo largo de una semana.

La petición del Departamento de Justicia formaba parte de los intentos de defender el Child Online Protection Act (COPA), una iniciativa para penalizar a los operadores de páginas de internet que permiten que los niños vean pornografía.

Grupos de privacidad online como el Centro para la Democracia y la Tecnología o la Fundación Fronteras Electrónicas dijeron que Google ha dado un paso en la dirección adecuada, aunque señalaron que podría hacer algo similar con la información que recoge en otros productos, como el popular sitio de vídeos YouTube.