Estonia, que celebró el domingo las primeras elecciones parlamentarias tras su ingreso en la Unión Europea y la OTAN, se ha convertido en la pionera mundial del sufragio por internet, al incluir esta modalidad en el sistema de votación anticipada.

Según datos de la Comisión Electoral Central de Estonia, una de cada treinta personas con derecho a voto, o el 3% del censo electoral (más de 30.000 estonios en total), emitió su sufragio a través de un portal de internet habilitado especialmente para esos efectos.

Más de 30.000 estonios votaron a través de internet

 

Entre los que hicieron uso de la innovación tecnológica se encuentra el actual primer ministro y líder del Partido de las Reformas, Andrus Ansip.

Estonia probó el sistema de voto por internet en las pasadas elecciones municipales de 2005 y esta es la primera vez que el sufragio por internet se utiliza en unas elecciones parlamentarias.

Para emplear el sistema, los ciudadanos necesitan un ordenador dotado de un lector electrónico de datos que pueda leer el documento de identidad, una firma electrónica y una contraseña.

Según la ley electoral, los ciudadanos que hayan votado por internet tienen derecho a "recapacitar" y pueden acudir a los lugares de votación a marcar las tradicionales papeletas, en cuyo caso el voto electrónico queda anulado.

La Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), que observa los comicios estonios, expresó que el voto por internet plantea dificultades para su supervisión.

Sin embargo, para la mayoría de los expertos estonios, así como para la Comisión Electoral Central, el voto por internet es fiable.

El argumento en que apoyan esta confianza es sencillo: si el 82% de los estonios tramita la devolución de impuestos por internet y confía a este medio sus operaciones financieras, no hay motivo para que no le confíen su voto.