Rosetta, una nave europea
Rosetta, la nave de la ESA (el equivalente europeo a la NASA) efectuó la maniobra para acercarse a un cometa. ESA

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha informado de que la sonda Rosetta se acercó con éxito a Marte para frenar su velocidad de vuelo y poder modificar su trayectoria hacia el cometa Churiumov-Guerasimenko.

La nave Rosetta alcanzó una distancia mínima de 250 kilómetros respecto a la superficie de Marte a una velocidad de 30.000 kilómetros por hora a las 03.15 horas, dijo la ESA en su centro de control de operaciones en Darmstadt (oeste de Alemania).

Un minuto después, Rosetta se situaba detrás del Planeta Rojo y en el comienzo de un eclipse de Sol de unos 25 minutos de duración en los que los paneles solares dejaron de proporcionar energía a la sonda, que funcionó con sus propias baterías, un consumo mínimo y no proporcionó datos de telemetría.

Los ingenieros de la ESA dejaron de recibir durante 15 minutos señales de la nave

Rosetta pasó también por una fase de ocultación respecto a la Tierra, al estar detrás de Marte, durante unos 15 minutos, periodo en el que los ingenieros de la sala de control de la ESA dejaron de recibir la señal de radio de la nave y no tuvieron comunicación con ella.

Una vez que la señal de radio y los datos de telemetría llegaron de nuevo al centro de control de operaciones de la ESA, el director de operaciones de Rosetta, Andrea Accomazzo, confirmó que Rosetta había superado la ocultación respecto a la Tierra y el eclipse de Sol y se encontraba en la trayectoria adecuada hacia el cometa.

Una maniobra preparada desde agosto

Esta maniobra de acercamiento a Marte, que empezó a prepararse en agosto del pasado año, ha sido necesaria para que la sonda europea Rosetta utilizara el campo gravitatorio del Planeta Rojo como freno, y poder modificar la órbita y la dirección en su viaje de diez años al cometa Churiumov-Guerasimenko.

Para poder entender el inicio de la vida en la Tierra es necesario volver al origen del Sistema Solar

El director de los programas de ciencia de la ESA, David Southwood, consideró que "para poder entender el inicio de la vida en la Tierra es necesario volver al origen del Sistema Solar, que comienza con el tipo de materiales que se encuentran en los cometas".

De vuelta a casa, pero sólo a tomar impulso

Rosetta se dirige ahora hacia la Tierra y se aproximará, de nuevo, a ella en noviembre de este año para aprovechar entonces el impulso de su campo de gravedad y continuar su viaje de 7.100 millones de kilómetros a Churiumov-Guerasimenko.

Esta técnica, que se llama 'swing-by', se utiliza para transferir energía de un planeta a una sonda de modo que se puede modificar la velocidad y la trayectoria de la nave para dirigirla a su objetivo.

La asistencia de gravitación produce unas condiciones equivalentes a las que se hubiera conseguido lanzando la sonda con un cohete mucho más potente.

En el caso de Rosetta esta técnica ha sido necesaria porque el lanzador no hubiera podido llevarla directamente al cometa Churiumov-Guerasimenko.

La trayectoria inicial de Rosetta no preveía el eclipse pero los retrasos que se produjeron en la fecha de lanzamiento obligaron a modificar la trayectoria de la nave para poder dirigirla al cometa.