Un ex-empleado de IBM, que fue despedido por visitar chats para adultos y páginas porno en horas de trabajo, ha demandado a dicha compañía alegando que era un adicto a Internet y que IBM tendría que haberle ayudado a superarlo.

James Pacenza, de 58 años, explicó que empezó a utilizar los chats de internet para superar el estrés traumático al que se ve sometido desde que en 1969 vio morir a un amigo en Vietnam.

Este estrés, según él mismo explica, le convirtió en un adicto al sexo y, con el desarrollo de Internet, en un adicto a la Red.

Pacenza reclama ahora a IBM una indemnización de 5 millones de dólares (3,8 millones de euros), ya que cree que lo que necesitaba era tratamiento y ayuda de la empresa y no un despido.

Su abogado afirma que Pacenza nunca visitó sitios porno durante sus horas de trabajo, que no incumplió ninguna regla escrita de IBM y que no navegó ni más ni menos que otros empleados.

Por su parte, la empresa asegura que sus normas respecto a ver porno en el trabajo están muy claras y que Pacenza recibió varias advertencias meses antes de ser dspedido.

El demandante niega este último punto y se defiende explicando que otros empleados que cometieron faltas mayores recibieron castigos menos duros, incluida una pareja que hizo el amor sobre un escritorio y a la que simplemente se castigó con un traslado.