Internet gratis y sin cables en tu ciudad, ¿una quimera?

  • En San Francisco, casi un millón de ciudadanos disfrutan de Wi-Fi gratis, una iniciativa privada en la que participa Google, pero también el Ayuntamiento.
  • El éxito del proyecto reabre el debate sobre si la conexión a internet es un servicio más o un derecho que el Estado debiera garantizar, como el agua o la luz.
  • En España, la mayoría de las iniciativas públicas para suministrar conexión inalámbrica gratuita a los ciudadanos han sido fulminadas por la 'libre competencia'.
En San Francisco el wi-fi municipal es ya una realidad. ¿Llegará a España algún día?
En San Francisco el wi-fi municipal es ya una realidad. ¿Llegará a España algún día?

En San Francisco, las empresas Earthlink y Google han llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento para ofrecer gratuitamente una conexión inalámbrica a Internet (Wi-Fi).

Con antenas colocadas en las farolas, de la nueva red se beneficiarán aproximadamente 777.000 ciudadanos, transformando “el acceso de los residentes a la educación, los servicios sociales y las oportunidades económicas”, según el alcalde, Gavin Newsom.

Internet Wi-Fi gratis transformará el acceso de los residentes a la educación, los servicios sociales y las oportunidades económicas

Lejos de ser un salto al vacío o un gesto filantrópico, las dos empresas promotoras han hecho estudios de mercado y están seguros de su rentabilidad.

Utilizan una variante de la publicidad contextual desarrollada con éxito por Google, que vemos en muchas páginas web (como la que hay al final de este mismo artículo), llegando mucho más fácilmente a los clientes que les interesan a los anunciantes.

Es una iniciativa pionera que se suma a otras, puestas en marcha en países europeos, que tratan de dar respuesta a lo que muchos expertos consideran ya un derecho.

¿Una quimera en España?

Sin embargo, iniciativas como estas están lejos de ver la luz en nuestro país y los intentos de algunos ayuntamientos para ofrecer una conexión sin cable gratis a los ciudadanos han sido fulminados por la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, que tiene como una de sus funciones defender las condiciones de libre mercado.El problema, según explica David Cierco, director general para la

no puede entrar en competencia directa con las empresas privadas", a las que protege la ley de 1998 que liberaliza las telecomunicaciones.

Eso sí, las empresas privadas no emprenden iniciativas como las de San Francisco, por lo que la pescadilla se muerde la cola: las empresas, que son quien tiene que tomar la iniciativa, no ven ingresos publicitarios rentables a cambio de wi-fi de acceso gratuito y la Administración, salvando algunas iniciativas municipales, no invierte en ello porque vulneraría la libre competencia.

Carlos Guadián, experto en e-gobierno y comunicación, considera que una apuesta pública por el wi-fi sería "un gran paso para reducir la brecha digital, pero sobre todo universalizaría un servicio [internet] que empieza a ser básico como el agua, la luz, el teléfono o el sistema postal, en parte garantizado por el sector público".

Iniciativas en marcha Algunas iniciativas privadas ofrecen conexión sin cables gratuitas con condiciones. Un ejemplo reciente es

FON, idea del fundador de
Martín Varsavsky, por el que
sus miembros comparten el acceso inalámbrico desde su casa para disfrutar del de otros 'foneros' cuando se desplazan. En otras modalidades, los usuarios compran el acceso FON de otros usuarios o venden el suyo.

Entre las iniciativas públicas destacan la puesta en marcha en Mijas, poblando con tecnología wimax (antenas de más alcance que el Wi-Fi) el territorio municipal, o la de las Mancomunidades de la comarca de los valles de Benavente (Zamora), que cobra un módico precio a los 66 núcleos de población a los que da servicio.

Los problemas del Wi-Fi libre

La seguridad o la velocidad de conexión son los principales caballos de batalla del Wi-Fi municipal de libre acceso, según la Administración. La iniciativa de San Francisco tiene, por ejemplo, una conectividad limitada.

Pero las amenazas al control hegemónico de las empresas de telecomunicaciones puede ser un problema mayor, debido a algunos servicios que podrían socavar el dominio privado de servicios como, por ejemplo, la telefonía.

En estos momentos, compañías como Skype comienzan a ofrecer software para teléfonos que funcionan con red wi-fi y que ofrecen llamadas a móviles o fijos por una cuarta o quinta parte del precio que la libre competencia ha fijado en el sector.

Además, el director general para el desarrollo de la Sociedad de la Información señala que "el sector público, como mejor sirve en ocasiones a la ciudadanía no es sustituyendo a las empresas privadas, sino colaborando con ellas".

Hasta que llegue la colaboración que señala Cierco queda un largo camino por recorrer. Mientras tanto, las empresas se escudan en el libre mercado para denunciar las iniciativas municipales que muchos usuarios ven como un derecho que el Estado debería aspirar a garantizar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento