Progress M-57
La nave de carga Progress M-57 descargará basura de la EEI en el Pacífico. EEI

La nave de carga Progress M-57 que rebosa de basura de la Estación Espacial Internacional (EEI) será desenganchada hoy del ingenio para ser hundida en el océano Pacífico, según informa el Centro de Vuelos Espaciales (CCVE) de Rusia.

El carguero se desprenderá de la EEI a las 23.26 GMT y cuatro horas más tarde, sus fragmentos calcinados caerán en el Pacífico a 5.700 kilómetros al Este de Nueva Zelanda, indicó Valeri Lindin portavoz del CCVE.

En esta zona entre Oceanía y América del Sur, en el paralelo 40 latitud sur, con profundidades de hasta 4.000 metros, Rusia ha hundido durante más de 40 años más de un centenar de aparatos espaciales.

Como los restos se desintegran en las capas superiores de la atmósfera debido a la fricción, no hay riesgo ecológico

La basura y la Progress no representan ningún peligro ecológico por que la mayoría de esos desechos y la estructura del aparato se desintegran en las capas superiores de la atmósfera debido a la fricción, explicó Lindin.

De limpieza en la EEI

Desde la semana pasada y hasta ayer, los tripulantes de la EEI, el cosmonauta ruso Mijail Tiurin, y sus colegas estadounidenses Sunita Williams y Miguel López-Alegría, de origen español, cargaron la Progress con más de una tonelada de desechos y equipos obsoletos.

Además, desmantelaron el sistema Kurs, instrumento para el enganche automático de las Progress con la EEI, que una vez devueltos a la Tierra pueden ser utilizados en otros cargueros.

Según Lindin, el puerto de amarre en que estaba acoplada la Progress M-57, lo deberá ocupar la Progress M-59 cuyo lanzamiento está previsto para el próximo jueves desde el cosmódromo de Baikonur, en la república de Kazajistán, Asia Central.

La Progress M-59 es el primer carguero ruso lanzado a la EEI el presente año, y transporta 2,5 toneladas de carga vital entre combustible, agua, oxígeno, repuestos e instrumentos para experimentos.

Además, lleva contenedores con alimentos, medicinas y objetos personales para Tiurin, López-Alegría y Williams integrantes de la decimocuarta expedición.