Un tribunal francés ha sentenciado a dos meses de prisión, exentos de cumplimiento, y una multa a un internauta que descargaba películasa través de P2P (peer to peer).

El internauta había acumulado cerca de 400 películas en su ordenador, y ahora tendrá que pagar una indemnización de diez euros por cada una de ellos a las asociaciones que se habían constituido en parte civil y que se dedican a la edición de vídeos y películas.

En junio de 2006 el Parlamento francés aprobó definitivamente una ley que regula las descargas de obras a través de internet y establece penas pecuniarias y de cárcel en algunos supuestos ilegales.

El juzgado ha tenido en cuenta que el internauta descargaba películas para su propio disfrute, sin interés lucrativo y se supone que por eso le ha aplicado sanciones reducidas.

La Ley de Propiedad Intelectual francesa establece las siguientes sanciones:

  • 38 euros por descargar ficheros para uso privado.
  • 150 euros para quienes pongan a disposición de otros esas obras mediante sistema de intercambio P2P (Peer to Peer).
  • 750 euros a aquellos que tengan programas informáticos que permitan desactivar las protecciones de ficheros sometidos al pago de derechos de autor.
  • 3.750 euros a los usuarios que rompan dichas protecciones.
  • 30.000 euros a los internautas que comercien con programas capaces de destruir las protecciones anticopia.
  • Tres años de cárcel y multas de 300.000 euros a los que comercien con programas P2P.