Gran Telescopio Canarias (GTC)
Cielo estrellado sobre el Gran Telescopio Canarias (GTC), en La Palma. Pablo Bonet / IAC

Cuando se acerca el periodo vacacional, todo el mundo busca localizaciones en las que olvidarse de la rutina, lugares hermososos en los que descansar y disfrutar de maravillosas vistas: ciudades monumentales, densos bosques, playas paradisíacas, evocadoras montañas... Pero, junto a los paisajes tradicionales, existen otros mucho más antiguos —situados sobre nuestras cabezas y a menudo ignorados— que cada vez despiertan un mayor interés como destino turístico: las maravillas del cielo nocturno.

El gusto por la contemplación del firmamento ha dado origen a lo que se conoce como astroturismo, la búsqueda de lugares idóneos para la observación del cielo. España, donde el turismo sigue siendo el sector económico más importante —actualmente representa el 11% del PIB y el 11,4% de todo el empleo—, se está convirtiendo en uno de los principales impulsores de este tipo de ocio que, si bien no es nuevo, en los últimos años está recibiendo un gran impulso.

El derecho a un cielo nocturno no contaminado debe considerarse como un derecho inalienable de la humanidad Esta práctica, a medio camino entre actividad cultural, tiempo libre y protección medioambiental, se beneficia de las muchas campañas e instituciones centradas en lo que suele denominarse como cielo oscuro, es decir, libre de contaminación lumínica. Destaca como principal motor del astroturismo la Fundación Starlight, una entidad creada para la defensa del cielo como patrimonio de la humanidad. Avalada por la UNESCO, la Organización Mundial del Turismo (OMT), la Unión Astronómica Internacional (AUI) y diversas convenciones internacionales, la fundación trabaja para unificar naturaleza, ciencia, cultura, educación y turismo.

El primer gran paso se dio en 2007, cuando se adoptó la Declaración Mundial en Defensa del Cielo Nocturno y el Derecho a Observar las Estrellas, un manifiesto en el que se afirma que "el derecho a un cielo nocturno no contaminado que permita disfrutar de la contemplación del firmamento, debe considerarse como un derecho inalienable de la humanidad, equiparable al resto de los derechos ambientales, sociales y culturales".

En la declaración también se pone de relieve la importancia de controlar la contaminación lumínica y de proteger la calidad astronómica de las áreas privilegiadas para la observación científica del universo, algo que debe constituir "una prioridad en las políticas medioambientales de carácter regional, nacional e internacional".

Lugares para disfrutar de la calidad del cielo

El astroturismo dio un nuevo paso hacia adelante con la puesta en marcha, a finales de 2009, del sistema de certificación turística Starlight, un método que sirve para identificar los lugares del planeta que poseen condiciones óptimas para la contemplación de los cielos estrellados y que además ofrecen actividades turísticas pensadas para explotar este recurso (excursiones nocturnas, cruceros, cenas bajo las estrellas, cursillos de observación astronómica...). Se trata de una denominación similar a los títulos de Patrimonio de la Humanidad concedidos por la UNESCO, pero vinculados al cielo.

Cuando una región solicita la certificación, un grupo de expertos la analiza basándose en cuatro parámetros: cielos despejados, oscuridad del cielo, nitidez y transparencia. El proceso suele durar un año, ya que el estudio se realiza en el momento más favorable y el mas desfavorable del año, que corresponden normalmente a verano e invierno. Esta evaluación permite saber si la zona en cuestión posee la calidad de cielo mínima exigida. Pero no es suficiente, la región debe contar además con infraestructuras pensadas para el turismo astronómico o, al menos, con un plan en marcha enfocado a este tipo de actividades.

Se promoverá un nuevo tipo de certificaciones dirigidas a hoteles y casas rurales vinculadas al astroturismoHasta el momento, sólo cinco ubicaciones poseen el título de destino turístico Starlight, cuatro de ellas en España: Alqueva (Portugal), La Palma (Islas Canarias), la Reserva de la Biosfera de La Rioja, Granadilla de Abona (Tenerife) y el Montsec (Lleida). Sin embargo, son muchos los lugares que se encuentran en trámite para intentar pasar a formar parte de este selecto grupo. Entre los candidatos se encuentran el Parque Nacional Fray Jorge (Chile), el Tirol, el sudoeste de Kerry (Irlanda), la sierra de Gredos y algunas zonas en Tenerife, Teruel y Andalucía.

Junto a los destinos turísticos, la fundación ha creado la categoría de Reserva Starlight, que sirven para identificar espacios en los que se establece un compromiso por la defensa del acceso a la luz de las estrellas. No es necesario que estas zonas posean un desarrollo enfocado al turismo, pero se les exige una calidad del cielo mucho mayor y una serie de valores añadidos asociados, ya sean culturales, científicos, astronómicos, paisajísticos o naturales. Entre otros requisitos, una reserva de este tipo debe tener una o más zonas núcleo o de exclusión donde se mantengan intactas las condiciones de iluminación natural y nitidez del cielo nocturno. A día de hoy, sólo la isla de La Palma posee esta certificación, aunque ya hay varios lugares en todo el mundo que aspiran a conseguirla.

Según ha revelado una portavoz de la fundación Starlight a 20minutos.es, para seguir enriqueciendo el turismo de las estrellas, se promoverá un nuevo tipo de certificaciones dirigidas a hoteles y casas rurales vinculadas de algún modo con la contemplación del firmamento.

Destinos turísticos Starlight

Alqueva.Alqueva (Portugal): La zona del embalse de Alqueva, en el Alentejo (Portugal) fue el primer destino que recibió la certificación como destino turístico ideal para contemplar las estrellas. La Dark Sky Reserve de Alqueva tiene 3000 kilómetros cuadrados y se extiende por seis municipios portugueses, Alandroal, Barrancos, Moura, Mourão, Reguengos de Monsaraz y Portel.

Esta ruta posee alojamientos, restaurantes y actividades pensadas para este tipo de ocio nocturno: guías, telescopios, horarios de comidas adaptados (desayunos tardíos, meriendas cena...), etcétera. Entre las muchas zonas de interés dentro de la reserva se encuentran los monumentos megalíticos de Monsaraz, obra del neolítico

Roque de los Muchachos.La Palma (Islas Canarias): En junio de 2012 se convirtió en el segundo lugar en obtener esta certificación. La auditoría realizada a la isla destacó la existencia de un sólido compromiso institucional que queda patente en su sistema de ordenación territorial y en su Plan de Acción de la Reserva de la Biosfera.

Se tuvo en cuenta la existencia del Centro de Astrofísica en La Palma y del Observatorio del Roque de Los Muchachos, reconocido como uno de los mejores lugares de observación del mundo. Se valoraron además su importante patrimonio arqueastronómico y ricos hábitat nocturnos que refuerzan aún más los potenciales atractivos del producto turístico.

La Rioja.Reserva de la Biosfera de La Rioja: Gracias a la calidad de su cielo nocturno y a la adecuada explotación de sus recursos astronómicos para promover actividades ligadas al turismo de naturalezan, en julio de 2012 se concedió la certificación a esta reserva riojana. La zona incluye los Valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama, que agrupan a 40 municipios en una superficie de cerca de 120.000 hectáreas.

Tras obtener la denominación de destino turístico, el Gobierno de La Rioja ha presentado su candidatura para que la Reserva de la Biosfera sea reconocida también como Reserva Starlight.

Granadilla de Abona.Granadilla de Abona (Tenerife): El municipio tinerfeño logró el reconocimiento en enero de 2013 gracias en buena medida a un proyecto desarrollado por la Concejalía de Medio Ambiente denominado Granadilla Sideral. Se trata de uno de los municipios con mayor historia y patrimonio de las Islas Canarias, además de ser de los que poseen mayor biodiversidad.

Cuenta con el pico más alto del círculo volcánico de Las Cañadas, la Montaña de Guajara, con 2.717 metros de altitud, donde se construyó el primer observatorio estelar de alta montaña del mundo, impulsado por Sir Charles Piazzi Smyth (1819-1900), astrónomo real de Escocia conocido por sus innovaciones en astronomía.

El Montsec.El Montsec (Lleida): En marzo de 2013, 24 municipios de la zona del Monstec obtuvieron el certificado de destino turístico Starlight. Los municipios distinguidos con esta denominación son Áger, Camarasa, Les Avellanes i Santa Linya, Alòs de Balaguer y Vilanova de Meià —en la Noguera— y Sant Esteve de la Sarga, Castell de Mur, Limiana, Gavet de la Conca, Isona i Conca Dellà y Tremp, —en el Pallars Jussà—.

La concesión se dio por un periodo de cuatro años, revisable después de una nueva auditoría en la que se comprobará la evolución del lugar y el cumplimiento de las recomendaciones que la fundación Starlight emitió en su informe.

Cuéntanos en qué lugar has visto las estrellas más bonitas en tu vida.