Zune, el reproductor de Microsoft, en sus tres colores
Zune, el reproductor de Microsoft, en sus tres colores. Douglas Evans (Microsoft) / AP

El iPod ha conseguido hitos que no había logrado antes ningún reproductor MP3. En primer lugar, y pese a que por su precio se planteaba como un reproductor 'exclusivo', ha alcanzado el primer puesto en cuanto a ventas. Por otro lado, iTunes, la tienda a la que está asociado ha revolucionado la venta de música a través de Internet, sobre todo en el mercado americano.

Son muchos los reproductores MP3 que se lanzan con el objetivo de hacerle sombra. Pese a que cada uno consigue su cuota de mercado correspondiente, las cifras de mercado indican que el iPod es el reproductor MP3 más vendido del mundo (se habla de un 75% del mercado en EE UU).

En este panorama sale a la venta para el mercado americano Zune, el reproductor MP3 de Microsoft que trata de plantarle cara al iPod en igualdad de condiciones.

Las características de ambos reproductores son prácticamente idénticas, aunque hay algunas posibilidades que juegan a favor del dispositivo de Microsoft.

En cuanto a precio, Zune cuesta 250 dólares, el mismo precio al que se comercializa el iPod. Tampoco se innova en lo relativo a la capacidad: 30 GB, si bien Apple también cuenta con un modelo de 60 GB.

Inicialmente, Zune se lanzará en tres colores (negro, blanco y café)

Cuenta con su propio sitio de compra de canciones online (Zune Marketplace) en el que cada tema cuesta 99 centavos, el mismo precio que en ITunes. La suscripción mensual tendrá un precio de 15 dólares.

En cuanto a las características diferenciadoras, Zune incorpora WiFi (limitada a otros reproductores Zune) y radio de serie, dos características que no incluye el iPod. Además, la pantalla es más grande, lo que va a permitir ver bastante mejor los vídeos. El aparato, que es producido por la japonesa Toshiba, tiene una pantalla de cristal líquido de tres pulgadas (7,6 centímetros).

Aún así, a Zune no le va a ser fácil competir con el iPod. Su tamaño (algo más grande y pesado que el iPod) y los colores elegidos no han sido muy bien recibidos por los medios estadounidenses.