El papa Benedicto XVI
Benedicto XVI en la audiencia general en el salón Pablo VI del Vaticano este 23 de enero de 2013. Fabio Campana/ EFE

Benedicto XVI prefiere mantener su presencia en las redes sociales sólo en Twitter y no tiene previsto una página oficial del Papa en Facebook, pues lo considera "demasiado personal".

Claudio Maria Celli, presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales (PCCS), ha dicho que "no existe necesidad" de llevar a Joseph Ratzinger a la red que ya cuenta con más de mil millones de usuarios.

Facebook es demasiado personal; Twitter es más institucional"Por su estructura, Facebook es demasiado personal, al contrario Twitter es más institucional. Hoy preferimos no entrar con un perfil propio del Papa", ha agregado.

Por su parte Paul Tighe, secretario del PCCS, recordó que cada tuiteo transmitido en la cuenta de Benedicto XVI (@pontifex) es aprobado personalmente por el líder católico, mientras sería prácticamente imposible garantizar ese nivel de autenticidad en Facebook. "Sería demasiado exigente", dijo.

El papa y las redes sociales

Ambos funcionarios de la Sede Apostólica presentaron este jueves el contenido del mensaje papal con motivo de la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales titulado: "Redes sociales: portales de verdad y de fe, nuevos espacios de evangelización".

La llegada del papa a Twitter desató duras críticas, bromas e insultosEn la conferencia de prensa se refirieron al desembarco del líder católico en la red social de mensajes cortos, hace más de un mes, la cual provocó reacciones extremas que incluyeron duras críticas, bromas pesadas e incluso insultos.

Twitter es "laico"

Según precisó sí existieron intentos mediante Twitter- de reducir al máximo esta posibilidad, pero apuntó que esa red social es laica y tiene sus propios términos, por lo tanto algunas de las intervenciones papales fueron acogidas y muchas otras no.

Prefimos estar en Twitter pese a las críticas. También Jesús fue humillado"En lo personal prefiero estar presente antes de evitar una presencia para evitar una crítica. Nunca pensamos en irnos, por otra parte es este el sentido de la encarnación: también Jesús fue insultado e humillado", insistió.

Tighe aseguró que en los primeros días de la presencia de Benedicto XVI en Twitter se revisaron prácticamente todos los mensajes, incluyendo las bromas y los insultos.

Sostuvo que en los primeros momentos existió un intento de algunos usuarios de obligar al Papa a salir de la red y por ello se propusieron crear "bombas de Twitter" para obligarlo a alejarse, pero consideró que eso hubiese sido un error ya que lo importante era estar presente.