La BSA (Business Software Alliance) se encarga de representar a la industria española del software defendiendo el derecho a la propiedad intelectual de los desarrolladores.

Según sus datos, España representa una de las mayores cifras de piratería en Europa.

De hecho, el índice de piratería en España es el cuarto mayor de Europa, sólo superado por Grecia, Italia y Francia.

El índice de software 'pirata' se sitúa en un 46% lo que, según sus cifras, supone pérdidas para el sector que se sitúa en torno a 600 millones de euros.

La BSA apunta de forma fuerte al canal de distribución como uno de los activadores de la piratería.

Sus estimaciones sitúan en un 41% los establecimientos de venta de software en España que venden o instalan programas ilegales, es decir, que 4 de cada 10 comercios vulneran la propiedad intelectual de las empresas fabricantes de software.

Según la BSA, la situación de la piratería de software en España con respecto al resto del mundo es la siguiente:

  • 10 puntos por encima de la media de la Unión Europea (36%).
  • 11 puntos por encima de la media mundial (35%).
  • 25 puntos más que en EE UU.