Baqueira Beret
El sol muestra las laderas de Baqueira en todo su esplendor. FLICKR/acebal

Baqueira Beret está considerada una de las mejores y más completas estaciones de esquí de España. Es una referencia del Pirineo catalán, con una situación geográfica envidiable.

Es la puerta al Valle de Arán, uno de los lugares con más encanto de CataluñaAl margen de sus características técnicas, la estación cuenta con un glamour especial, gracias a los ilustres esquiadores que habitualmente la frecuentan. Su entorno, el Valle de Arán, satisface al viajero más exigente, con su mezcla de entorno natural y patrimonio artístico y cultural de primer orden.

La estación de Baqueira Beret es, para muchos aficionados al esquí, la puerta para conocer el Valle de Arán, uno de los lugares con más encanto de Cataluña. Se trata de la única comarca pirenaica en suelo español orientada hacia Francia. De hecho, cuenta incluso con una lengua propia, el aranés, que es un dialecto del antiguo occitano.

En uno de los pequeños municipios del Valle de Arán, poco después de entrar por el Port de la Bonaigua, se sitúa esta estación, que ha realizado numerosos acondicionamientos en sus instalaciones de cara a la nueva temporada. Este es el caso de la remodelación en el telesilla de La Choza o la sustitución del antiguo remonte de Horat deth Bò. La ampliación de la llegada del telesilla del Pla de Baqueira ha permitido doblar la superficie de nieve esquiable.

Tiene un glamour especial, por los "ilustres" que la frecuentanPero esta clásica estación no se puede valorar tan solo por sus datos técnicos (71 pistas, snowpark, 32 remontes, 400 profesores de esquí, etc.), sino que también hay que tener en cuenta el servicio que ofrece al cliente, que va desde la reserva “a la carta” hasta los paquetes flexibles. Además, las familias tienen a su disposición cuatro parques infantiles.

En cambio, los más arriesgados o temerarios pueden disfrutar de la experiencia extrema del heliesquí. En esta actividad, el esquiador es trasladado en helicóptero hasta una cota de montaña inaccesible para, una vez allí, deslizarse por pendientes de vértigo sobre nieve virgen.

Visitas termales y a Vielha

Baqueira disfruta, desde hace años, de la fama de ser la estación de la gente adinerada debido a la afluencia en sus pistas de, entre otros, los miembros de la familia real y de varios ex presidentes de gobierno. Pasada esa fiebre, lo que ha quedado es una estación que se puede equiparar a los grandes nombres de los Alpes.

71 pistas, 'snowpark', 32 remontes, 400 profesores de esquí...Por ello, el entorno y los servicios après esquí que se pueden encontrar alrededor de esta estación son de primer orden mundial. Aquí los ratos de ocio, entre jornada y jornada de esquí, cuentan con magníficas alternativas, como los baños termales de Tredóso de la Baronia de Les.

Otra opción es visitar el municipio de Vielha, la capital de la comarca, donde se encuentra el Musèu dera Val d’Aran. Después de salir de él, se conocerá un poco mejor la historia y el patrimonio de este entorno.

El Valle de Arán está rodeado de cumbres de 3.000 metros y tiene casi dos centenares de lagos, algunos de ellos de grandes dimensiones, como el Mar y el Tort de Riu. También es conocido por ser el punto de nacimiento de los ríos Garona (el único del Pirineo catalán que va a desembocar al Atlántico) y Noguera Pallaresa.

Para los ratos de ocio, los baños termales de Tredóso o visitar VielhaEn cambio, su gastronomía no alcanza el reconocimiento que se merece. Basada en productos de montaña, en el pueblo de Baqueira, muy cerca de la estación, hay buenos restaurantes que, por ejemplo, permiten degustar la consistente olla aranesa. Es un plato nutritivo que incluye carne de ternera, cerdo y pollo, garbanzos, alubias, arroz… Es una fuente de energía que resulta imprescindible cuando se vive a 2.000 metros de altura.

Con los esquís descansando en la estación, se puede reservar mesa en La Bòrda Lobató. Aquí sirven la suprema de esturión del valle. En Ticolet  (restaurante recomendado por Guía Repsol), llevan el diseño culinario a piezas como el carpaccio de ciervo. En Esquirò  (tel.: 973 645 430), tienen una cuidadosa selección de embutidos autóctonos, como el bolh (butifarra de lengua), el anditos (butifarra blanca) o el cassis (licor de grosellas).