"Hemos ganado porque el juez ha tenido en cuenta el sentido común", dice Eduardo Serrano, demandante y participante en la campaña "Demanda contra el canon" llevada a cabo por Derecho de Internet.

Serrano intentó hace unos meses que le devolvieran el importe del canon cobrado por unos CD's que no estaban destinados a la grabación de música o películas.

Hemos ganado porque el juez ha tenido en cuenta el sentido común

En ese momento, una sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Málaga rechazó las pretensiones del demandante.

Ahora, una nueva sentencia de la Audiencia Provincial de Málaga ha revocado íntegramente la sentencia anterior "condenando a la demandada a la devolución al demandante del importe reclamado, es decir, la cantidad de diecinueve céntimos de euro a la que se aplicará el correspondiente interés procesal".

Esta sentencia ha marcado un hito, afirmando que no todo CD virgen debe estar gravado con un canon, ya que no se puede dar por sentado que "la compra de los soportes es para la reproducción de obras acogidas al amparo de la Legislación Especial".

En cambio, la sentencia puntualiza que sí es necesario "justificar que el soporte se ha usado para otro concreto fin distinto de la reproducción de obras de autores, que es la causa de la tributación".

El caso de Eduardo Serrano

En el caso de este arquitecto afincado en Málaga, la copia no está sujeta a los derechos de autor, pues él utilizará en unas semanas 50 CD para su tesis doctoral.

"O para guardar planos o proyectos de arquitectura", cuenta. "Compré un CD para reclamar el canon en los juzgados".

Cuarenta procesos más se tramitan en España y ésta es la tercera sentencia firme favorable.

"Pedimos al juzgado una copia en CD de la primera sentencia; el juez comprobó que los CD no siempre se usan para copiar obras con derechos", relata Serrano.

Una red contra el impuesto de autor

Derecho Internet  es una de las páginas web en las que se recopila información sobre la lucha contra el canon.

Serrano lo califica de "impuesto de los autores" que no se reparte entre todos los ciudadanos "como hace el Estado", sino entre algunos de esos creadores.